Un Impulso De Dios

Pastor Miguel Arrázola

Dios usa dificultades para movernos hacia nuestro destino, hacia delante. Nada pasa por accidente, todo estaba fríamente calculado. Por mucho tiempo te traicionaron y personas que te hicieron mal, pero hemos entendido que sin esta situación, no hubiésemos ascendido. A todos los hombres de Dios los traicionaron, a José lo traicionaron sus hermanos, igual que a Jacob. Pero la traición de José lo llevo al palacio, Judas traicionó a Jesús y le acortó la ruta para que subiera a lo alto y llevara cautiva la cautividad.

Salmo 89:20-24 (NTV)

“Encontré a mi siervo David;
lo ungí con mi aceite santo.
21 Con mi mano lo mantendré firme,
con mi brazo poderoso, lo haré fuerte.
22 Sus enemigos no lo vencerán
ni lo dominarán los malvados.
23 Aplastaré a sus adversarios frente a él
y destruiré a los que lo odian.
24 Mi fidelidad y mi amor inagotable lo acompañarán,
y con mi autoridad crecerá en poder.”

- Viene favor de Dios como nunca antes, puertas abiertas, sanidades, ascensos inesperados, gracia delante de los hombres, un volcán de bendiciones para tu vida. Lo que el enemigo quería para mal, el Señor lo va a destinar para bien -

¿Cómo Dios usa la adversidad para levantarte, para ascenderte?

Dios usa dificultades para movernos hacia nuestro destino, hacia delante. Nada pasa por accidente, todo estaba fríamente calculado. Por mucho tiempo te traicionaron y personas que te hicieron mal, pero hemos entendido que sin esta situación, no hubiésemos ascendido. A todos los hombres de Dios los traicionaron, a José lo traicionaron sus hermanos, igual que a Jacob. Pero la traición de José lo llevo al palacio, Judas traicionó a Jesús y le acortó la ruta para que subiera a lo alto y llevara cautiva la cautividad.

Dios usa todo para tu beneficio, para tu bendición. Muchos dicen que los abandonaron, los sacaron de su trabajo, etc., pero Dios usa todo eso para abrir puertas que después no se hubiesen podido abrir. A los que aman a Dios, todas las cosas nos ayudan a bien.

Cuando José fue traicionado, la última vez que vio a sus hermanos fue desde un pozo, pero cuando estaba en el palacio, desde el trono miro a sus hermanos hacia abajo, es decir, vendrá un tiempo en que los que te miraron hacia abajo, ahora tendrán que mirarte hacia arriba. Quizás te traicionaron, pero las promesas de Dios siguen latentes en ti.

No serás todo lo que Dios quiere que seas sin dificultades, no hay ningún hombre en la Biblia que no haya pasado por problemas. Los problemas te ayudan a crecer. En los tiempos difíciles se gana músculo, en las pruebas generas músculos de fe, todo obstáculo en tu vida nunca te deja igual, te deja como una mejor persona.

Cuando la gente te dice fracasado, Dios te dice experimentado.
La alabanza más dulce las tenemos en las amargas etapas de la vida, tus grandes son indicativo de que tienes un destino grande. Lo que el enemigo intentó hacer para mal, Dios lo volvió para bien. Toda tu vida es extraordinaria, gózate porque el diablo no te ataría a menos que hubiese visto lo que vendría, por eso dice la Biblia que nos gocemos cuando pasemos por pruebas, porque la prueba de nuestra fe produce paciencia (Santiago 1:2).

Moisés nació en medio de problemas, la razón de su tartamudez es que cuando estaba en la barriga de su madre, se dio el edicto del rey en el que todos los niños varones que nacieran debían morir, y su madre quería una niña para que no la mataran. Cuando era bebé, el rey mando a matar a todos los niños menores de 2 años, pero su madre creyó que si su hijo estaba para grandes cosas, ella lo escondería y por eso lo envió sobre el río Nilo. Ese edicto no canceló el destino de Moisés, no importa lo que el diablo diga, tu canasta no se va a voltear, tu naciste para conquistar, hay alguien que te va a rescatar. Dios tiene la última palabra, no los hombres. Luego, la hija del rey baja al rio a bañarse, vio una canasta con un niño que lloraba, lo toma, lo abraza como su hijo y lleva al palacio. Dios podía haber detenido todo, hacer que el edicto cambiara o matar al rey, pero en su lugar, usó la adversidad para colocar a Moisés donde Dios lo quería, en el palacio. Moisés nunca hubiese entendido su propósito si se quedaba en su casa con la mamá, ustedes están sellados con un destino, y el destino de Moisés era estar en el palacio.

Los problemas nos incomodan, pero Dios sabe lo que hace. Los problemas son como bandas transportadoras en los aeropuertos que te llevan más rápidamente a tu destino. Así como a Moisés, Dios te está llevando a nuevos niveles, no te quejes, porque el Señor está contigo. Dios tiene el camino abierto y hay una hija de rey que te va a sacar y será buena contigo.

Lo que Dios hará en tu vida, te hará entender que todo era una escalera para llevarte a nuevas cosas, entenderás que si Dios cerró una puerta, es porque hay otra mejor para ti. Dios está usando tu problema para llevarte a tu destino. Los problemas no te detendrán, te moverán. Créele a Dios en todo tiempo y se fiel a Él, si algo va mal, la Biblia dice que tenemos que gozarnos.

Salmo 46:1 (NTV)

“Dios es nuestro refugio y nuestra fuerza;
siempre está dispuesto a ayudar en tiempos de dificultad.”

Dios no deja de ser Dios cuando estás mal, Él sabe que lo necesitas y está dispuesto a ayudar en tiempo de dificultad.

La Biblia dice que David fue ungido para enfrentar problemas, no para huir de ellos. No huyas porque el Señor se encargará de todo, Él te levantará en poder. La palabra poder es dunamis, de donde viene la palabra dinamita. Dios va a dinamitar la montaña que está delante de ti para que pases en llano. Tus problemas no son permanentes, son bandas transportadoras.

José tuvo un sueño y lo echaron en un pozo, luego estaba en la prisión y de allí pasa al palacio, paso años haciendo lo bueno y siempre le pasaba lo malo. Por eso no debemos criticar a quienes están siempre pasando por lo malo, porque no están en pecado, sino que tienen un sueño. Jesús fue la persona más santa y pura, y aun así le crearon chismes. Dijeron que era hijo de fornicación, su mamá y hermanos lo llamaron loco, los fariseos dijeron que tenía demonios, la clase religiosa dijo que era blasfemo y aún así lo crucificaron, por eso es que la voz del pueblo no es la voz de Dios.

En boxeo, el boxeador nunca tira la toalla, lo hace en entrenador. Jesús tiene la toalla y aquí en Ríos de Vida nunca tiramos la toalla, no nos damos por vencidos. Dios tiene todo preparado, hay un copero que necesita tu don, y ese te abrirá la puerta del palacio. La gente puede robarte lo que quiera, pero nunca tu propósito, porque lo que Dios puso en ti, es más grande que todo lo que te quieren quitar, tu llamado no se puede robar, sigue siendo fiel.

Todo en este mundo se va a destruir, pero la iglesia de Dios nunca se acaba.

Viernes, Agosto 11, 2017

Visítanos en nuestros servicios

Viernes: 7:00PM, Domingos: 7:00, 9:00 y 11:00AM, 5:00 y 7:00PM