Libertad Espiritual

Pastor Miguel Arrázola

Con esta enseñanza daremos inicio a una nueva serie, que he titulado “Libres de Demonios”. Como cristianos no podemos ser poseídos por un espíritu inmundo, pero sí podemos ser oprimidos y por eso, necesitamos liberación en Cristo.

Marcos 5:1-20 (RVR)
“Vinieron al otro lado del mar, a la región de los gadarenos. 2Y cuando salió él de la barca, en seguida vino a su encuentro, de los sepulcros, un hombre con un espíritu inmundo, 3que tenía su morada en los sepulcros, y nadie podía atarle, ni aun con cadenas.

4Porque muchas veces había sido atado con grillos y cadenas, mas las cadenas habían sido hechas pedazos por él, y desmenuzados los grillos; y nadie le podía dominar. 5Y siempre, de día y de noche, andaba dando voces en los montes y en los sepulcros, e hiriéndose con piedras.

6Cuando vio, pues, a Jesús de lejos, corrió, y se arrodilló ante él. 7Y clamando a gran voz, dijo: ¿Qué tienes conmigo, Jesús, Hijo del Dios Altísimo? Te conjuro por Dios que no me atormentes.

8Porque le decía: Sal de este hombre, espíritu inmundo. 9Y le preguntó: ¿Cómo te llamas? Y respondió diciendo: Legión me llamo; porque somos muchos. 10Y le rogaba mucho que no los enviase fuera de aquella región.

11Estaba allí cerca del monte un gran hato de cerdos paciendo. 12Y le rogaron todos los demonios, diciendo: Envíanos a los cerdos para que entremos en ellos. 13Y luego Jesús les dio permiso. Y saliendo aquellos espíritus inmundos, entraron en los cerdos, los cuales eran como dos mil; y el hato se precipitó en el mar por un despeñadero, y en el mar se ahogaron. 14Y los que apacentaban los cerdos huyeron, y dieron aviso en la ciudad y en los campos. Y salieron a ver qué era aquello que había sucedido.

15Vienen a Jesús, y ven al que había sido atormentado del demonio, y que había tenido la legión, sentado, vestido y en su juicio cabal; y tuvieron miedo. 16Y les contaron los que lo habían visto, cómo le había acontecido al que había tenido el demonio, y lo de los cerdos.
17Y comenzaron a rogarle que se fuera de sus contornos.

18Al entrar él en la barca, el que había estado endemoniado le rogaba que le dejase estar con él. 19Mas Jesús no se lo permitió, sino que le dijo: Vete a tu casa, a los tuyos, y cuéntales cuán grandes cosas el Señor ha hecho contigo, y cómo ha tenido misericordia de ti”.

Los cristianos sí pueden ser atacados por demonios, no pueden entrar a nuestro cuerpo porque éste es Templo del Espíritu Santo. Pero ellos sí pueden atacar nuestra mente, alma y cuerpo.

2 Corintios 7:1 (RVR)
“Así que, amados, puesto que tenemos tales promesas, limpiémonos de toda contaminación de carne y de espíritu, perfeccionando la santidad en el temor de Dios”.

Juan 8:36 (RVR)
“Así que, si el Hijo os libertare, seréis verdaderamente libres”.

No permitas que el diablo te impida asistir a la Iglesia, porque él va a intentar hacerlo. Si algo quiere el diablo es no ser descubierto, lo vemos en Proverbios 6:31 donde se nos dice que si el ladrón es descubierto tendrá que retornamos siete veces lo que nos robó. Y con esta serie de enseñanzas que vamos a recibir, el diablo va a tener que devolvernos siete veces lo que nos robó.

La razón por la que muchos cristianos no están completamente libres espiritualmente es porque no reconocen que están atados por un espíritu inmundo. Una legión en la edad romana estaba compuesta por 6.826 soldados, es decir, que el hombre de Marcos 5 estaba poseído por 6.826 demonios.

Tengo varias cosas que decirte sobre la libertad espiritual:

1. Sí hay demonios

Nadie en esta vida tuvo autoridad para liberar a la gente, solo Jesús. Los demonios son ángeles caídos; recuerden que cuando Satanás fue expulsado del cielo, un tercio del ejército celestial se fue con él. Lo que me quiere decir que por cada demonio que te estorba, habrán tres ángeles protegiéndote.

Los demonios buscan cuerpos, como vemos en Marcos 5, para habitar en ellos. Por eso, cuando Jesús liberaba a los endemoniados, los echaba fuera del cuerpo de las personas. Satanás también puede poseer cuerpos de animales, como estos espíritus que se fueron a los hatos de cerdos.

Hoy quiero compartir contigo el fundamento bíblico para que puedas entender que puedes ser libre de todo demonio que te esté oprimiendo y atando:

Mateo 8:16 (RVR)
“Y cuando llegó la noche, trajeron a él muchos endemoniados; y con la palabra echó fuera a los demonios, y sanó a todos los enfermos;…”.

Mateo 9:32-33 (RVR)
“32 Mientras salían ellos, he aquí, le trajeron un mudo, endemoniado. 33Y echado fuera el demonio, el mudo habló; y la gente se maravillaba, y decía: Nunca se ha visto cosa semejante en Israel”.

Mateo 17:18 (RVR)
“Y reprendió Jesús al demonio, el cual salió del muchacho, y éste quedó sano desde aquella hora”.

Marcos 3:14-15 (RVR)
“14 Y estableció a doce, para que estuviesen con él, y para enviarlos a predicar, 15y que tuviesen autoridad para sanar enfermedades y para echar fuera demonios:…”.

Marcos 6:12-13 (RVR)
“12 Y saliendo, predicaban que los hombres se arrepintiesen. 13Y echaban fuera muchos demonios, y ungían con aceite a muchos enfermos, y los sanaban”.

Marcos 16:17 (RVR)
“Y estas señales seguirán a los que creen: En mi nombre echarán fuera demonios; hablarán nuevas lenguas;…”.

Hay dos tipos de personas:
- Escépticas: No creen que hayan demonios.
- Supersticiosas: Ven demonios en todos lados.

Ambas posturas son incorrectas, porque no hay demonios en todos lados, pero sí los hay. Una persona atada a un espíritu inmundo jamás será liberada si no reconoce que lo está y que necesita liberación.

2. Los demonios entran en los cuerpos de las personas

Juan 10:1 (RVR)
“De cierto, de cierto os digo: El que no entra por la puerta en el redil de las ovejas, sino que sube por otra parte, ése es ladrón y salteador”.

El diablo no es nuestro dueño, pero sí puede ganar acceso cuando le abrimos puertas en áreas de nuestras vidas.

Lucas 21:19 (RVR)
“Con vuestra paciencia ganaréis vuestras almas”.

Al diablo se le da acceso al alma con ciertas actitudes. Los demonios no son dueños de nuestro cuerpo, espíritu y alma. El dueño es Dios, pero el diablo tiene acceso a estos.

Hoy te pregunto: ¿Hay algún área en tu vida en la que no hayas logrado victoria? ¿Hay un área en tu vida en la que has pedido perdón una y otra vez por lo mismo, y vuelves a caer? Si la respuesta es SÍ a una de estas dos preguntas, tú necesitas liberación. ¡Despierta! ¡Estás atado!

Estas no son malas noticias, son buenas noticias: ¡Jesús te puede hacer libre! Pero no puede liberarte si no reconoces que estás atado.

Si tú sientes vergüenza por tu pecado o te sientes incómodo mientras adoras a Dios, tú necesitas liberación, que Dios te toque y te libere, porque un espíritu inmundo ha tenido acceso a tu alma o a tu cuerpo, como lo vemos en estos tres versículos bíblicos:

Lamentaciones 1:10 (RVR)
“Extendió su mano el enemigo a todas sus cosas preciosas; ella ha visto entrar en su santuario a las naciones de las cuales mandaste que no entrasen en tu congregación”.

Lamentaciones 4:12 (RVR)
“Nunca los reyes de la tierra, ni todos los que habitan en el mundo,
Creyeron que el enemigo y el adversario entrara por las puertas de Jerusalén”.

Joel 2:9 (RVR)
“Irán por la ciudad, correrán por el muro, subirán por las casas, entrarán por las ventanas a manera de ladrones”.

3. Jesús echa fuera los demonios
El identificador de que tú puedes echar fuera demonios es que tu nombre esté escrito en el Libro de la Vida, tal como nos los enseña la Palabra de Dios.

Lucas 10:17-19 (RVR)
“17Volvieron los setenta con gozo, diciendo: Señor, aun los demonios se nos sujetan en tu nombre. 18Y les dijo: Yo veía a Satanás caer del cielo como un rayo. 19He aquí os doy potestad de hollar serpientes y escorpiones, y sobre toda fuerza del enemigo, y nada os dañará”.

En el nombre de Jesús, tú puedes ser libre de toda opresión demoníaca, ¡tú vas a ser libre!

Lucas 10:21 (RVR)
“En aquella misma hora Jesús se regocijó en el Espíritu, y dijo: Yo te alabo, oh Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque escondiste estas cosas de los sabios y entendidos, y las has revelado a los niños. Sí, Padre, porque así te agradó”.

El Padre nos revela Su Palabra a nosotros Sus hijos para que entendamos que si bien el diablo puede tener acceso a nuestra alma y nuestro cuerpo, siempre podremos ser libres por medio de Cristo Jesús. Por eso Él se gozó y alabó a su Padre en los cielos.

Marcos 5:6 (RVR)
“Cuando vio, pues, a Jesús de lejos, corrió, y se arrodilló ante Él”.

Ningún demonio ni legión del demonio puede impedir que adores a Jesús. Este hombre poseso, no oprimido ni obsesionado sino poseso por un demonio, al ver a Jesús salió corriendo hacia Él y le adoró. Ni satanás ni todos sus demonios podrán impedir que tú te rindas en adoración a Jesús.

No te deben pesar más esas rodillas que las ataduras que tienes. Sí o sí te toca convertirte en un adorador y la adoración no es algo que tú haces en la Iglesia, sino algo que haces en casa. La liberación no es solo que alguien ore por ti, debes poner de tu parte, convertirte en un adorador diario y no dejar de congregarte como algunos tienen por costumbre.

La liberación empieza en la adoración, porque la adoración saca de ti la liberación que necesitas, ¡te hace libre! Lo primero que hizo el endemoniado al ser liberado fue adorar a Jesús; debes aprender a adorar en casa. Siento de Dios decirte que tienes que confesar siete veces: “Voy a ser libre, en el nombre de Jesús”. Yo declaro que serás libre de todo demonio, de la enfermedad, de las adicciones, de la pobreza, de la tristeza, de la frustración, en el nombre de Jesús, ¡Amén!

Viernes, Noviembre 3, 2017

Visítanos en nuestros servicios

Viernes: 7:00PM, Domingos: 7:00, 9:00 y 11:00AM, 5:00 y 7:00PM