La Fe Que Mueve Montañas

Pastora Igna De Suárez

Marcos 11:12-14 (RVR) 12 Al día siguiente, cuando salían de Betania, Jesús tuvo hambre. 13 Viendo a lo lejos una higuera que tenía hojas, fue a ver si hallaba algún fruto. Cuando llegó a ella solo encontró hojas, porque no era tiempo de higos. 14 «¡Nadie vuelva jamás a comer fruto de ti!», le dijo a la higuera. Y lo oyeron sus discípulos.

En esta porción de la Palabra nos habla de que Jesús al salir de Betania tuvo hambre y se acercó a una higuera esperando encontrar en ella fruto, aunque la biblia resalta que todavía no era tiempo de cosecha.

¿Cómo Dios nos va a pedir algo si no es el tiempo?

En la historia se dice que toda higuera antes de su tiempo de dar cosecha, daba frutos prematuros. Es por eso que Jesús se acerca a buscar fruto en ella, Dios te va a pedir de acuerdo a lo que te dio.

Marcos 11:20-26 (RVR)
20 Y pasando por la mañana, vieron que la higuera se había secado desde las raíces.
21 Entonces Pedro, acordándose, le dijo: Maestro, mira, la higuera que maldijiste se ha secado.
22 Respondiendo Jesús, les dijo: Tened fe en Dios.
23 Porque de cierto os digo que cualquiera que dijere a este monte: Quítate y échate en el mar, y no dudare en su corazón, sino creyere que será hecho lo que dice, lo que diga le será hecho.
24 Por tanto, os digo que todo lo que pidiereis orando, creed que lo recibiréis, y os vendrá.
25 Y cuando estéis orando, perdonad, si tenéis algo contra alguno, para que también vuestro Padre que está en los cielos os perdone a vosotros vuestras ofensas.
26 Porque si vosotros no perdonáis, tampoco vuestro Padre que está en los cielos os perdonará vuestras ofensas.

Jesús maldijo la higuera, y al día siguiente por la mañana pasando por el mismo lugar los discípulos se dieron cuenta que la higuera estaba seca. Con esto el señor le da una enseñanza a sus discípulos acerca de la fe, la cual habla específicamente de 3 condiciones que necesita una persona para ver sus montes destruidos.

Los montes en la biblia representan lugares donde hubieron encuentros con el señor, también se refiere a montes como aquellos problemas que enfrentamos. Ante cualquier circunstancia de la vida por muy difícil que parezca para ti Dios nos enseña cómo salir de esa situación y verlo obrar a nuestro favor.

¿Cómo derribar el monte?

Tener fe
La fe es un elemento indispensable de la vida cristiana
Marcos 11:21 (RVR) “ 21 Entonces Pedro, acordándose, le dijo: Maestro, mira, la higuera que maldijiste se ha secado.”
Pedro se sorprende al ver que la higuera estaba seca luego de que Jesús la había maldecido, esto indica que en el momento que Jesús maldijo la higuera , Pedro no lo había creído es por eso su impresión. Pero nosotros no podemos estar sorprendidos ante las circunstancias porque antes de pasar un monte el señor siempre nos va a dar una Palabra para sostenernos en medio de la dificultad y hacernos pasar al otro lado.

- Características de la fe que Jesús nos enseña:
a. Tener fe en Dios: En aquel que todo lo sabe y lo puede, y no en el hombre, es tener la certeza de que por ser sus hijos Él siempre nos escucha.
b. Cualquiera, sin excepción alguna que crea en la Palabra dada por Dios obtendrá su milagro.
1 Corintios 12:7-11 nos dice que los dones del Espíritu Santo son repartidos a todos como él quiere.

Orar: Todo aquello que creemos debe expresarse.

Marcos 11:23 23 Porque de cierto os digo que cualquiera que dijere a este monte: Quítate y échate en el mar, y no dudare en su corazón, sino creyere que será hecho lo que dice, lo que diga le será hecho.

Cuando usted habla lo que ha creído y lo que Dios ha alineado en su corazón y de lo cual te has apropiado, al expresar esa fe que fue implantada el milagro sin duda ocurrirá.
La fe no puede quedar muda, la fe se expresa en oración.
Cuando llamas al cielo no vas a encontrar un contestador automático, tienes acceso directo al Padre las 24 horas. Dios no se demora en contestar, lo hace en el momento justo.

Perdona:
Marcos 11:26 (RVR)
26 Porque si vosotros no perdonáis, tampoco vuestro Padre que está en los cielos os perdonará vuestras ofensas.
Si no perdonas a tus adversarios, si hay amargura en tu corazón los cielos no se pueden abrir.
El perdón es un requisito esencial para vivir en plenitud. Para derribar todo monte debes creer, orar y perdonar.

1 Pedro 3:7 (RVR)
7 Vosotros, maridos, igualmente, vivid con ellas sabiamente, dando honor a la mujer como a vaso más frágil, y como a coherederas de la gracia de la vida, para que vuestras oraciones no tengan estorbo.

Dios invita a vivir en armonía en el matrimonio, muchas veces los más grandes resentimientos que hay en nuestro corazón, son producidos por las personas más cercanas.

Miqueas 7:18,19
-¿Qué Dios como tú, que perdona la maldad, y olvida el pecado del remanente de su heredad? No retuvo para siempre su enojo, porque se deleita en misericordia.
El volverá a tener misericordia de nosotros; sepultará nuestras iniquidades, y echará en lo profundo del mar todos nuestros pecados.
Miqueas esta asombrado por el perdón de Dios. El señor lleva al profundo del mar tus pecados a la hora de perdonarte y nadie nunca más puede sacarlos de ahí.
De esta forma como Dios te ha perdonado, él te da la gracia de perdonar a quienes han hecho mal a tu corazón.
Para derribar tu monte solo debes creer la Palabra, expresarla, orarla y perdonar como el Padre lo ha hecho contigo.
El señor escudriña tu corazón para que puedas ser libre y descubras aquello que impide que tu monte sea derribado.
El perdón es una decisión de permitir que el señor se pueda mover libremente dentro de ti.

Viernes, Julio 28, 2017

Visítanos en nuestros servicios

Viernes: 7:00PM, Domingos: 7:00, 9:00 y 11:00AM, 5:00 y 7:00PM

Reproducir video