La Celebración De Las Primicias

Pastor Edgardo López

Las primicias tienen un poder tan importante que Dios las instituyó en una celebración, todo lo primero en nuestra vida es del Señor. Todos tenemos un apego a lo primero, nos apegamos al primer hijo, a la primera casa, al primer carro, a la primera finca, etc., pero debemos saber que lo primero que tenemos es del Señor.

Éxodo 13:11-15 (NTV)
“Cuando el Señor cumpla la promesa que les juró a ustedes y a sus antepasados, esto es lo que deben hacer: el día que él les dé la tierra donde actualmente viven los cananeos, 12 deberán presentar al Señor todo primer hijo varón y toda primera cría macho de los animales, porque a él le pertenecen. 13 Para recuperar la primera cría de un burro, podrán pagar rescate al Señor entregando como sustituto un cordero o un cabrito; pero si no pagan rescate para recuperarlo, tendrán que quebrarle el cuello al animal. Sin embargo, tienen la obligación de pagar rescate por todo primer hijo varón.
14 »En el futuro, sus hijos les preguntarán: “¿Qué significa todo esto?”, y ustedes les dirán: “Con la fuerza de su mano poderosa, el Señor nos sacó de Egipto, donde éramos esclavos. 15 El faraón se puso terco y por nada quiso dejarnos salir, entonces el Señor mató a todos los primeros hijos varones en toda la tierra de Egipto y también a los machos de las primeras crías de los animales. Por eso ahora sacrifico a todos los machos primer nacidos al Señor, pero siempre pagamos rescate para recuperar a los primeros hijos varones”.

Dios quería que los hijos pudieran ver los sacrificios de las primicias, para que los padres les explicaran que no se enriquecieron por su mano, sino por la mano del Señor, porque todo lo que tenemos es gracias a Él y por su ayuda.

Éxodo 23:19 (RV60)
“Las primicias de los primeros frutos de tu tierra traerás a la casa de Jehová tu Dios. No guisarás el cabrito en la leche de su madre.”

La palabra “traerás” en la Biblia implica que llevas algo que no es tuyo. Traer es diferente a dar, porque puedes traer algo pero no darlo, entonces traer implica que queremos llevar algo que no es nuestro. No nacimos con dinero, quizás en una familia adinerada, pero no naciste con ello porque todo te lo ha dado Dios y todo le pertenece a Él. El diezmo y las primicias no se dan, se traen al alfolí, porque son del Señor.

Nadie puede darle al Señor, lo que Él sabe que es suyo, el problema es que el hombre no ha podido reconocer que todo lo que tiene le pertenece al Señor. No nos debería costar dar la vida por Él, porque todo lo que somos es de Él, tu ADN le pertenece a Dios, por eso dice la Biblia que somos templo suyo.

Aquellos que no creen la prosperidad, no han entendido el sacrificio de Jesús en el calvario, Él es el mayor ejemplo de entrega, se dio todo para que fuesemos salvos, prósperos, bendecidos, sanos y tuvieramos vida eterna.

Proverbios 3:9-10 (RV60)
“Honra a Jehová con tus bienes,
Y con las primicias de todos tus frutos;
Y serán llenos tus graneros con abundancia,
Y tus lagares rebosarán de mosto.”

¿Cómo creen que se siente Dios cuando le damos limosnas y le rogamos como si fuera lo único que tuviésemos?, pero resulta que Dios no nos ha dado limosnas, Él nos ha bendecido, nos ha dado lo primero. No solo debemos entregar a Dios nuestro dinero, sino también nuestro servicio, nuestro esfuerzo, nuestro tiempo, nuestra vida misma y todo lo que somos. Este debe ser un año en que entreguemos todo al Señor, en que le pongamos en el primer lugar y veas la diferencia en todo lo que Él hará sobre tu vida. Este año tu familia viene al Señor, pero primero debes entregarte completo a Él, porque la fe mueve la mano de Dios, y si no te mueves en fe, no verás su mano obrar en tu vida. La fe no calcula, la fe obedece.

Tenemos un padre celestial al que le gustan las sorpresas, no nos enfrasquemos en como pensamos que será, porque Dios tiene grandes y mejores cosas.

No se comprometan en negocios, sin antes estar bien con Dios. A los empresarios, deben consultarle a Dios y pedirle una visión, porque cuando Dios da una visión, va a funcionar.

Dios te pide lo primero porque habitualmente tendemos a poner más afecto en las bendiciones, que en aquel que nos da la bendición. Así sucede cuando tienen bebés, Dios les bendice después de muchos años y luego no quieren traerlo a la iglesia, pero este será un año diferente, pondremos al Señor primero. Dios no quiere ser segundo de nadie, Él es el primero o no es nada.

Génesis 22:1 (RV60)
“Aconteció después de estas cosas, que probó Dios a Abraham, y le dijo: Abraham. Y él respondió: Heme aquí.”

En el capítulo 22 de Génesis está la historia de Abraham y su hijo Isaac, el hijo de la promesa. Dios le pide a Abraham que tome a su hijo y lo lleve a sacrificar, ante esto él obedeció, sin importar que era el único y primer hijo, porque Dios era primero. Luego, cuando Abraham estaba a punto de sacrificar a su hijo, Dios lo detiene, porque lo estaba probando y quería ver su corazón. Dios no quería que Abraham acabara con la vida de su hijo, sino que matara a Isaac de su corazón. En esta noche tienen que matar a los Isaacs de su corazón, 2018 es el año en que esas cosas van a morir en ti, porque Dios va a probar tu corazón, te lanzará retos importantes y tendrás que afrontar con entereza, madurez y templanza, y tendrás que decirle que sí al Señor.

Cuando ofreces a Dios lo que más te cuesta, Dios siempre te provee de algo y te lo muestra. Cuando Abraham le dijo a su hijo “Dios proveerá”, no estaba en ese momento lo que se iba a sacrificar, pero luego de su acto de obediencia, ahí estaba el sacrificio. Cuando entregas a Dios lo que te cuesta, Él siempre te va a proveer de algo.

Génesis 22:16-17 (RV60)
“y dijo: Por mí mismo he jurado, dice Jehová, que por cuanto has hecho esto, y no me has rehusado tu hijo, tu único hijo;
17 de cierto te bendeciré, y multiplicarété,tu descendencia como las estrellas del cielo y como la arena que está a la orilla del mar; y tu descendencia poseerá las puertas de sus enemigos.”

Estos versos son un juramento de parte de Dios y tienen más peso que una promesa, si le das a Dios lo que realmente te cuesta, el Señor jura que nos bendecirá y multiplicará.

Génesis 4:3 (RV60)
“Y aconteció andando el tiempo, que Caín trajo del fruto de la tierra una ofrenda a Jehová.”

Dios se enojó con la ofrenda de Caín, pero se agradó con la de Abel, porque él dio lo primero y lo mejor. Durante mucho tiempo Ábel preparó la cría, para que estuviera hermosa para entregársela al Señor, ambos sabían que debían dar lo primogénito, pero solo Abel lo hizo, Caín solo dio una ofrenda. Cuando das a Dios lo que le pertenece, Él se agrada de ti, pero cuando no lo haces, incluso te molestas con aquellos que sí lo hacen.

En estos tiempos hay aun en la tierra el espíritu de Caín rondando, el espíritu de dar cualquier cosa con la actitud incorrecta, incluso en la iglesia hay personas así, que no matan a sus hermanos en Cristo porque no lo pueden hacer, pero sí critican, sin embargo se que este será un año diferente y eso se acabará.

El comunismo dice “todo lo mío es tuyo”, el capitalismo dice “todo lo tuyo es mío”, pero el cristianismo dice que “todo lo mío es de Dios”.

El diezmo y la ofrenda son primicias de recordatorio (Levítico 27:30 (RV60)). Cuando das primicias no entras en la maldición del mundo, sino que te enganchas en la bendición sobrenatural de Dios, donde tendrás abundancia (Malaquias 3:10). Dios es tu proveedor, tu trabajo es solo un medio por el cual Él te provee.

Éxodo 13:14 (RV60)
“Y cuando mañana te pregunte tu hijo, diciendo: ¿Qué es esto?, le dirás: Jehová nos sacó con mano fuerte de Egipto, de casa de servidumbre;”

A todo el mundo debemos decirle que todo lo que tenemos proviene de la mano de Dios, que Él es nuestro proveedor, que vivimos para Él.

2018 es una nueva temporada para tu vida, un año de grandes conquistas, un año sin precedentes, es el año del Espíritu Santo en tu vida, donde más visitación tendrás y tu cuerpo se hincará a su presencia, lo buscarás en espíritu y en verdad, porque sin Él nada somos ni seremos.

Mateo 6:33 (RV60)
“Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.”

Nosotros no buscamos las cosas, ellas nos buscan cuando nosotros buscamos a Dios. Este año le buscaremos más a Él para ver como todas las cosas se añaden a nuestra vida.

Viernes, Enero 5, 2018

Visítanos en nuestros servicios

Viernes: 7:00PM, Domingos: 7:00, 9:00 y 11:00AM, 5:00 y 7:00PM