Espíritu Santo: Ven A Mi Casa

Pastor Miguel E. Arrázola
Samuel Arrázola
Pastor Edgardo López
Pastora Liberlys López
Pastor Hernando De León

Lucas 24:44 Y les dijo: Éstas son las palabras que os hablé, estando aún con vosotros: que era necesario que se cumpliese todo lo que está escrito de mí en la ley de Moisés, en los profetas y en los salmos. 45 Entonces les abrió el entendimiento, para que comprendiesen las Escrituras; 46 y les dijo: Así está escrito, y así fue necesario que el Cristo padeciese,. y resucitase de los muertos al tercer día; que se predicase en su nombre el arrepentimiento y el perdón de pecados en todas las naciones, comenzando desde Jerusalén. 48 Y vosotros sois testigos de estas cosas. 49 He aquí, yo enviaré la promesa de mi Padre sobre vosotros; pero quedaos vosotros en la ciudad de Jerusalén, hasta que seáis investidos de poder desde lo alto”.

Hechos 1:8
“pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra”.

Cuando Jesús hablaba de la venida del Espíritu Santo la llamaba la promesa del Padre, se trataba de un compromiso de Dios con nosotros los hombres.

Jesús había venido a traer una nueva vida que no se podía vivir sin el Espíritu Santo, quien trae una vida nueva, Dios nos prometió al Espíritu Santo no sólo para que testificáramos del poder de Dios sino para que Él hiciera parte activa de esta promesa.

El Espíritu Santo está en el corazón de aquellos que han recibido al Hijo.

Romanos 8:9
“Mas vosotros no vivís según la carne, sino según el Espíritu, si es que el Espíritu de Dios mora en vosotros. Y si alguno no tiene el Espíritu de Cristo, no es de él”.

El Espíritu de Dios está sobre ti, hubo el cumplimiento de la promesa, en el libro de los Hechos lo vemos.

Hechos 2: 1 – 2
“1 Cuando llegó el día de Pentecostés, estaban todos unánimes juntos. 2 Y de repente vino del cielo un estruendo como de un viento recio que soplaba, el cual llenó toda la casa donde estaban sentados”.

La promesa del Padre para cada uno de nosotros es el Espíritu Santo y cuando vino el cumplimiento de la promesa vino como un viento recio y pudieron experimentarlo, eso los llevó a una llenura del Espíritu Santo.

El Espíritu Santo está en ti, Él le dijo a sus discípulos más de una vez acerca de la promesa del Padre, los discípulos se preguntaban, el Padre les dejaba una promesa de que alguien vendría, y ese fue el Espíritu Santo.

Jesús siempre promete, El prometió que vendría el Espíritu Santo y lo cumplió. Cielo y tierra pasará pero jamás dejará de cumplir su Palabra.

Desde el cielo Él envió al Espíritu Santo, quien quiere vivir en tu casa, cierra tus ojos, levanta tus manos e invita al Espíritu Santo a tu casa.

Pastora Liberlys López

Juan 14:15 – 18
“15 Si me amáis, guardad mis mandamientos. 16 Y yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador, para que esté con vosotros para siempre: 17 el Espíritu de verdad, al cual el mundo no puede recibir, porque no le ve, ni le conoce; pero vosotros le conocéis, porque mora con vosotros, y estará en vosotros. 18 No os dejaré huérfanos; vendré a vosotros”.

Los discípulos sabían que Jesús se iba a ir, Él se los había dicho, estaba reunido con ellos y les dijo que estaría un poco más con ellos.

Los discípulos que habían estado con Él por 3 años recibiendo sus enseñanzas, consuelo y guía; le dijeron que no se fuera. Imagínese esa escena, Jesús les dijo que estuvieran tranquilos, que no se angustiaran pues no los iba a dejar solos, les enviaría el otro consolador, alguien que haría por ellos lo mismo.

Ellos no estaban tan convencidos, pensarían a quién irían cuando tuviesen un problema. Pedro estaba como serio, cuando uno quiere algo y no lo puede tener se mueve por el temperamento.

Juan 16:7
“Pero yo os digo la verdad: Os conviene que yo me vaya; porque si no me fuera, el Consolador no vendría a vosotros; mas si me fuere, os lo enviaré”.

Jesús les dijo que estuvieran tranquilos, el Espíritu Santo en ellos era mejor que Él, Jesús no podía estar con todos al tiempo, pero el Espíritu Santo sí.

Usted jamás estará solo, el consolador está con usted, Jesús dijo que lo iba a enviar para que esté con nosotros siempre.

A nosotros nos gustaría que en una circunstancia Jesús estuviera con nosotros, eso nos encantaría, que en una pérdida Jesús nos consolara, pero tú tienes uno mejor que Jesús en medio tuyo, es el Espíritu Santo de Dios que mora en ti, está dentro de ti, ya no te vas a sentir más solo, cuando dices que estás solo es una ofensa al Espíritu Santo.

Colosenses 1:26
“26 el misterio que había estado oculto desde los siglos y edades, pero que ahora ha sido manifestado a sus santos, 27 a quienes Dios quiso dar a conocer las riquezas de la gloria de este misterio entre los gentiles; que es Cristo en vosotros, la esperanza de gloria”.

¿Cuál es esa riqueza y misterio?, es Cristo en vosotros la esperanza de gloria, Él está en ti, dentro de ti y si Él está dentro de ti tienes una esperanza de gloria, de que las cosas van a estar mejor.

Juan 14:26
“Sin embargo, cuando el Padre envíe al Abogado Defensor como mi representante —es decir, al Espíritu Santo—, él les enseñará todo y les recordará cada cosa que les he dicho”.

El Espíritu Santo te enseña, te revela, siempre va a estar allí, cuando no sabes qué hacer, cómo lo vas a hacer, en la soledad de tu cuarto cuando no tienes a nadie, Él está allí para enseñarte, guiarte, para decirte que hacer y cómo hacerlo.

Juan 15:26
“Pero cuando venga el Consolador, a quien yo os enviaré del Padre, el Espíritu de verdad, el cual procede del Padre, él dará testimonio acerca de mí”.

El consolador ya vino, Él da testimonio del poder de Jesús, de cada palabra que el Señor ha hablado para tu vida y nunca más tú puedes sentirte solo porque Él no sólo viene a ti, mora en ti, habita en ti, te consuela, consuela al que se siente indigno, porque da testimonio de Jesús y le dice que Jesús fue a la cruz por ti, la sangre te hace digna.

Si estás desconsolado, afligido, oprimido, el Espíritu Santo te traerá consuelo, te dirá cosas por venir, cosas que has estado esperando, hoy tú eres más afortunado que los discípulos.

2 Corintios 1:4
“el cual nos consuela en todas nuestras tribulaciones, para que podamos también nosotros consolar a los que están en cualquier tribulación, por medio de la consolación con que nosotros somos consolados por Dios”.

Él va a traer consuelo a tu vida, no importa lo que estés pasando, el Espíritu de verdad, el cual el Padre envió, va a traer consuelo a tu familia, va a llegar a tu casa.

Pastor Hernando

¿Cuáles son las funciones de un sello en lo natural?, el sello te da un aval, te da un respaldo, te da una garantía, te brinda seguridad, te brinda protección.

Cuando por cualquier motivo te ves en una situación de vender una propiedad, acudes a un lugar para buscar una garantía, un respaldo, haces un documento que se llama promesa de compraventa, te diriges a una notaría y el documento que quieres autenticar lo van a sellar. Ese sello tiene un gran significado, está avalando una transacción.

En lo espiritual, el don del Espíritu, el regalo del Espíritu es el pago inicial de nuestra herencia celestial, esa herencia que Cristo prometió y aseguró para nosotros en la cruz.

¿Cómo recibimos ese sello del Espíritu Santo?

Efesios 1: 13 – 14 (NVI)
“13 En él también vosotros, habiendo oído la palabra de verdad, el evangelio de vuestra salvación, y habiendo creído en él, fuisteis sellados con el Espíritu Santo de la promesa, 14 que es las arras de nuestra herencia hasta la redención de la posesión adquirida, para alabanza de su gloria”.

Ese sello no es más que el Espíritu Santo, la buena noticia es que tú y yo estamos sellados por el Espíritu Santo porque oímos y seguimos escuchando el mensaje de la verdad del evangelio, que nos trajo a cada uno de nosotros salvación y no sólo que lo oímos, sino que lo creímos.

Creemos que Dios es el Padre, que mandó a su hijo a la tierra, murió y resucitó de entre los muertos, y está por venir nuevamente, nosotros no lo vimos, lo oímos y lo creímos, esa es la esencia de nuestra fe en Cristo, el creer el mensaje de salvación.

Un sello en lo natural brinda garantía, el Espíritu Santo garantiza nuestra herencia hasta que llegue la redención final.

Si caminamos por donde debemos caminar vamos a recibir todo aquello que fue prometido, para que tú y yo continuemos dándole la Gloria al Señor.

Es su derecho sobre su pueblo, nos recuerda todo el tiempo que tú y yo somos hijos de Dios, eso te diferencia de los demás.

A cada rato el Espíritu Santo te recuerda que eres hijo, a través de la voz de la conciencia, aquella que te dice que debes caminar por un lado, de no ir por el otro, de no atreverte a hacer algo.

Cuando creemos en Cristo obedecemos a la voz del Espíritu Santo, pero cuando nos dejamos llevar por los sentimientos o la carne no escuchamos.

El punto es que Dios nos mantiene firmes, nos unge y sella con su Santo Espíritu.

2 Corintios 1:21 (NVI)
“Y el que nos confirma con vosotros en Cristo, y el que nos ungió, es Dios”.

La garantía de las promesas que Dios dejó preparadas para ti la tienes tú por el Espíritu Santo, dile que es tu sello e invítalo a tu casa.

Samuel Arrázola

El Espíritu Santo es un caballero, Él no entra a un lugar donde no sea bien recibido. El Espíritu Santo es una promesa, ¿de qué sirve si no lo creemos, recibimos y activamos?

Dios es omnipresente, Él siempre va a estar en todo lugar, pero Él no va a estar en un lugar donde no sea bienvenido, la decisión de recibir a Jesús como tu salvador es personal, nadie te puede obligar.

Tú crees con tu corazón y por tanto confiesas con tu boca que Él es el Señor, pero es hasta que tú lo creas y confieses.

Apocalipsis 3:20
“He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo”.

Este versículo no está escrito para los no creyentes, Dios se refiere a su Iglesia, deja ver algo muy claro, cuán caballeroso es nuestro Dios, un día llamará y sólo los que deciden responder a su llamado serán los que podrán entrar a su Presencia.

¿Tú crees que Dios puede intervenir en tu vida sin que le des permiso?, a Saulo Dios lo tumbó del caballo, lo dejó ciego y le habló.

Hechos 9:3 – 6
“3 Mas yendo por el camino, aconteció que al llegar cerca de Damasco, repentinamente le rodeó un resplandor de luz del cielo; 4 y cayendo en tierra, oyó una voz que le decía: Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues? 5 Él dijo: ¿Quién eres, Señor? Y le dijo: Yo soy Jesús, a quien tú persigues; dura cosa te es dar coces contra el aguijón. 6 Él, temblando y temeroso, dijo: Señor, ¿qué quieres que yo haga? Y el Señor le dijo: Levántate y entra en la ciudad, y se te dirá lo que debes hacer”.

Al ver este verso vemos cómo Dios intervino en la vida de Saulo, pero Él le preguntó a Dios qué quería que hiciera. Dios no te va a pedir nada a menos que tú le digas aquí estoy.

Dios está en todo el mundo paseándose, donde hay pobreza y enfermedad, pero aunque Dios está en todos lados, no se manifiesta en todos lados.

A veces pedimos que Dios intervenga en nuestra vida, tal vez llegaste a los pies de Cristo porque te encontraste en el suelo y sin vista.

A veces te preguntas porqué te suceden cosas malas a ti, la pregunta que deberías hacer es ¿ya le di mi vida a Dios?, no puedes pretender que Dios haga algo en tu vida sin que primero le des el control de ella, no esperes a encontrarte en un problema para darle tu vida a Dios porque en los momentos malos y en los buenos Él está con nosotros.

Dios está llamando la atención de muchas personas, Él está en todos lados pero no se puede manifestar en todos lados, si no le has dado tu vida al Señor atiende a su llamado.

Jesús en la tierra hizo muchos milagros, pero en su propia tierra no pudo porque la gente no quiso, esas personas no le dieron el permiso de entrar en su vida y ayudarlas.

Jeremías 33:3
“Clama a mí, y yo te responderé, y te enseñaré cosas grandes y ocultas que tú no conoces”.

Dios no puede actuar en tu vida si tú primero en voz audible no le dices a Jesús que venga a ti, que lo necesitas y esperas por Él. No esperes que Dios dé el primer paso, ese primer paso lo debes hacer tú, así entra Jesús en tu vida a darte la promesa del Espíritu Santo.

¿Tú permitirías que alguien entre a tu casa sin tu consentimiento?, seguro que no, Jesús no va a entrar a tu corazón sin tu consentimiento, dile al Espíritu Santo que venga a tu casa y a tu vida.

Pastor Miguel Esteban

Muchos nos preguntan cuál es el secreto de éste ministerio, el secreto es una persona, el Espíritu Santo de Dios.

Muchos pueden tener al Espíritu Santo, pero ¿a quiénes tiene el Espíritu Santo?

Vemos en la Biblia muchos nombres, pero sólo vemos unos cuantos con los que el Espíritu Santo les encantaba estar. ¿Cuándo eres dependiente de Él?, cuando no te mueves sin preguntarle primero.

Tu vida no debe ser basada en tus emociones, sino en la convicción de quién es el Espíritu Santo.

¿Cuándo eres dependiente de Él?, cuando no te importan los elogios de los hombres, simplemente quieres agradarlo a Él.

2 Samuel 6: 12 (NTV)
“Entonces le dijeron al rey David: «El Señor ha bendecido a los de la casa de Obed-edom y a todo lo que tiene a causa del arca de Dios». Luego David fue y llevó el arca de Dios de la casa de Obed-edom a la Ciudad de David con gran celebración”.

No hay nada más peligroso que el Espíritu Santo se vaya de tu vida y no te des cuenta. A Sansón le pasó así, la mano de Dios se fue de su vida, Dios ya no estaba con Él y Sansón no se dio cuenta.

¿Qué pasaba?, la fuerza que Sansón tenía era porque la mano de Dios estaba en su cabeza, no era por su cabello, era la mano de Dios. Él mató leones con sus propias manos, hizo proezas con sus manos, llegó a un punto donde creía y pensaba que eran sus fuerzas las que habían logrado conquistar todo.

No hay nada más peligroso en pensar que has logrado muchas cosas en tus fuerzas, nada tiene fuerza si el Espíritu Santo no está contigo, no son tus conocimientos y habilidades, es el Espíritu Santo sobre tu vida.

No hay peor error que el pensar que lo hiciste sólo, no te confundas, ¿qué pasaría si el Espíritu Santo no está contigo?, ¿dónde estarías hoy?, ¿qué sería de tu vida?.

Asimismo le pasó a Uza, él estaba allí y el arca del pacto, símbolo del Espíritu Santo, se tropezó y cayó, Uza estaba acostumbrado a tenerla en el hombro, así que la tomó nuevamente e instantáneamente murió.

Se acostumbró a tener la Presencia de Dios, si nosotros no prendemos o entendemos el valor de la Presencia de Dios siempre la vamos a menospreciar.

David se entera lo que le pasó a Uza y le da miedo y dijo el rey David que mandaran el arca del pacto a la casa de Obed-edom.

Cuando traes la Presencia de Dios a tu casa nada es igual, las peleas se acaban, hay paz, amor, reconciliación, prosperidad, el diablo no puede llegar, donde está la presencia de Dios satanás no tiene lugar.

Sólo con el hecho de que Jesús naciera en un pesebre cambió todo a su alrededor, trajo reyes a que lo bendijeran. El secreto no es el lugar, es la persona que se encuentra en el lugar.

No importa dónde vives y de qué estrato eres, cuando decides traer la Presencia de Dios a tu casa prepárate porque nada será igual.

Todo va a cambiar, todo va a prosperar, todo va a funcionar, el hijo rebelde va a volver, el esposo borracho va a dejar el licor y se embriagará con el Espíritu Santo, la pobreza se irá y vendrá la buena voluntad de Dios.

La presencia del Señor trae libertad, te otorga victoria total, te da nuevas fuerzas, todo lo viejo se va y Dios comienza a hacer algo nuevo. Dios honra a los que le honran.

La persona más importante en esta tierra es el Espíritu Santo, cuando tú honras en la tierra su Espíritu, el Padre te honra a ti. Estás a punto de entrar en los mejores tiempos de toda tu vida, cuando Él viene nada es igual.

Viernes, Septiembre 15, 2017

Visítanos en nuestros servicios

Viernes: 7:00PM, Domingos: 7:00, 9:00 y 11:00AM, 5:00 y 7:00PM