Dios Te Quiere Llevar a Otro Nivel

Pastora Igna de Suárez

El Señor se sobró con la Cruzada de Cartagena, nos dio mucho más de lo que esperábamos, es para que usted esté doblegado ante el Señor, por que solo por su misericordia y gracia lo lograron. Lo que muchos de ustedes palparon personalmente y que saben que fue Dios y solo Él, les lleva a retos mayores en la Iglesia, no podemos quedarnos en la gloria del pasado, hay un reto grande y una responsabilidad enorme, cuando Dios obra de la manera que lo hizo, no solo hay responsabilidad en los pastores y líderes sino en cada uno de ustedes.

Esta nueva dimensión a donde Dios los está llevando, cada vez que vengo a esta Iglesia puedo sentir en mi espíritu que los cielos están tronando y que solo reciben una primera lluvia pero que una grande lluvia se siente para tiempos venideros.

En Mateo 14:22-34, Dios quiere llevarnos a un nuevo nivel, a una nueva dimensión, muchos de los que aquí están comenzaron con esta Iglesia otros vinieron después y cada vez Dios ha ido agregando una cosecha para que hagan parte de la visión que Dios ha proyectado a vuestros Pastores, indudablemente vemos lo que está pasando en el mundo, hemos visto tiempos críticos pero también incomparables, hoy los cambios se ven de un mes para otro, cambios drásticos en la naturaleza, en los últimos siete años han sucedido cosas sobre la tierra que nos han impresionado, y han traído temor y temblor a nuestras vidas, Tsunamis, el huracán Katrina, terremotos en Chile, en Japón que movió el eje de la tierra y que todo está cambiando en nuestra nación.

Las inundaciones de los últimos años han hecho perder casas y cosechas, pero gracias a Dios por las oraciones, hemos visto cambios y que la lluvia ha mermado, los gobiernos están cambiando, la economía ha cambiado, las potencias mundiales, en España donde estuve durante los primeros años, la situación es grave, la economía está en el suelo, más de 500.000 viviendas sin vender, y de la noche a la mañana naciones que eran unas potencias económicas están al borde de un colapso, Dios está trayendo cambios a la Iglesia de una manera maravillosa, Dios está cambiando de manera impresionante a Latinoamérica, jamás y nunca vimos esto, hoy compartir el Evangelio es tan fácil, Dios dice: Dame de lo que tienes, del pan de vida que tienes, la misma gente está anhelando cambios, las Iglesias en otros países se convierten en bares pero en Colombia los bares se convierten en Iglesias, estadísticas de hace más de ocho años dice que más de dos mil católicos abandonan sus filas para entrar en las filas del cristianismo, no somos nosotros sino el Espíritu Santo, que apenas nos está visitando, pero Dios no quiere visitación sino una habitación en Cartagena sino en Colombia, donde no sea algo de paso sino que cuando venga se quede con nosotros, y esta nación y nuestra ciudad serán cambiadas con el poder del Espíritu Santo, Dios está trayendo cambios no solo en la nación sino en tu vida, Dios va a retarte para que esto suceda, quiere que tú le anheles, esto ha sido bueno pero dile al Señor que quieres un nivel mayor, Dios va a producir cambios en tu familia, en tu negocio, en tu vida ministerial, y Dios quiere traer sus cambios.

Este pasaje que leímos habla como Dios llevó a sus discípulos de un nivel a otro nivel, habla de tres acontecimientos que están registrados en este capítulo, primero habla de la muerte de Juan el Bautista, Jesús no pudo hacer ni siquiera duelo por Juan porque las multitudes estaban pendientes de recibir los milagros, Jesús siempre hablaba la Palabra e inmediatamente venía el milagro.

El segundo milagro fue la multiplicación de los panes y los peces, lo poco en las manos del Señor se convertirá en muchos, voy a creerle hoy a Dios por milagros y multiplicación.

Lo tercero fue ver como Jesús vino entre la multitud, los discípulos tenían que seguir haciendo el trabajo y Jesús debía entrenarlos, llevadores a un nuevo nivel, cuando sentía en mi espíritu a causa de todo lo que trabajaron para ver lo que Dios hizo el día veinte, y ahora viene un gran reto pero para lograrlo Dios quiere llevarlos a un nuevo nivel, pero para ir a esa nueva dimensión los discípulos tuvieron que hacer algunas cosas.

Un nuevo nivel te lleva a una nueva revelación de la presencia de Dios. Dios quiere que tú lo conozcas de manera nueva, en el vs. 24 Jesús les dio la orden de ir y que Él les alcanzaría al otro lado, cuando Jesús les dio la orden después de operar la multiplicación de los panes y los peces, les dijo vayan mientras me voy a orar, posiblemente era un tiempo de verano, en esa estación se oscurece tipo ocho de la noche, los Judíos dividían la noche en cuatro vigilias, dentro de las seis de la tarde y las nueve de la noche, ellos eran expertos pescadores, hombres de mar, conozco de mar, he estado en dos naufragios. Sin motor fuera de borda estuvieron los discípulos remando, ya casi al amanecer después de haber remado toda la noche, los coge la tormenta a la mitad del Lago, cuando ocurrió el terremoto en Japón no afectó las construcciones porque ellos edificaron en Japón todo antisismico, por eso cuando usted mira las escenas notaron que ellas nunca se cayeron, ellos no estaban preparados para el Tsunami, era impresionante ver barcos, puentes, aviones, llevados por la fuerza del mar.

Las tormentas representan tiempos duros en nuestras vidas, tiempos de retribución, cuando hablamos de tiempos de tormenta para una familia, nos referíamos a tiempos donde suceden cosas en la vida que no esperábamos, Dios se reveló a ellos en una manera nueva, de una forma que jamás habían conocido, Hay gente que en medio de la prueba le dan la espalda a Dios, ya sea enfermedad, familia o muerte, pero el Señor lo advirtió que en el mundo tendríamos aflicción pero que confiáramos porque Él había vencido al mundo. Jesús dijo que no nos dejará ser probados más de lo que podamos resistir sino que con cada prueba Dios mandará la salida, por eso ni ángeles, ni potestades, ni lo presente, ni lo porvenir, nada nos podrá separar del amor de Cristo Jesús.

El problema de los discípulos fue que ellos perdieron el enfoque.

Cuando Dios promete es diferente a cuando lo hace Dios, que cuando promete algo lo cumple, con Él sus promesas son si y amén. ¿Que hablamos o miramos en medio de la tormenta?, el problema es que ponemos nuestros ojos en lo que será.

Una mujer víctima de una depresión espantosa, vio un cuadro de Daniel en el foso de los leones, aquella mujer en medio de la depresión dijo ver a los leones y a Daniel, decía ver todo encerrado, después vio que Daniel miraba hacía arriba, y allí ella entendió que tenía que levantarse su mirada de las circunstancias.

Necesitas levantar tu mirada, los apóstoles hablaron lo que no debían hablar, Jesús dijo que conforme a lo que habíamos hablado se hará. Fueron muchos los milagros que Dios hizo, los sacó con manos poderosas, cuando pasaron al Mar Rojo vieron nuevamente a los Egipcios seguirles, pero Dios se glorificó y abrió el mar y ellos pasaron en seco.

Tu no puedes olvidar el último milagro. Dios viene a ellos con una nueva revelación, a la cuarta vigilia de la noche, los discípulos se turbaron creyendo que era un fantasma, vino a ellos fingiendo y violando la Ley de la Gravedad, en medio de las tormentas la luz de la presencia de Jesús era impresionante, habían leyendas acerca de fantasmas, pero los discípulos lo vieron caminar sobre el mar, y muchos creyeron que era un fantasma, Jesús los calma dandoles una Palabra así como Dios te da una Palabra hoy en medio de la tempestad: "No temas, Yo Soy", Dios se está mostrando como el Dios maravilloso que puede andar sobre las aguas, Dios es el Creador sobre todas las cosas, Dios habita sobre los imposibles, no importa que tan grandes sean las tormentas, Dios te dice que jamás te ha dejado, te dice que no temas, " Yo soy", el que camino sobre las aguas turbulentas, y sobre los imposibles, hay una nueva dimensión que Dios está trayendo a tu vida, vieron al Señor obrar, ningún político hará lo que Dios hizo, Dios es el Dios de los imposibles, que se levanta en medio de la oposición, cada dificultad que Dios tiene para conocerlo a Él en una manera nueva.

Abraham tuvo una revelación de Dios de una manera progresiva, usted puede ver una revelación cada día mayor, como la viuda a quien le multiplicó un poquito de harina y aceite, habrá para cada día pero le trajeron para resolver todo, habrá para pagar el colegio cada mes, pagará el arriendo cada mes, pero vendrán momentos en que suplirá todo, Dios que es mi proveedor, mi sanador, quiero conocer al Jehová el que me hace justicia en medio de toda injusticia, como el Dios de paz en medio de mi tribulación o como el Dios que pelea mis batallas, como mi escudo alrededor de mi vida y de mis hijos, lo puedes conocer cada día de manera nueva y Él se quiere revelar, viene una nueva revelación de Dios para esta Iglesia y para tu vida, porque Dios te quiere llevar a un nuevo nivel.

Una nueva dimensión viene a mi vida, una nueva revelación, yo quiero conocerlo y experimentarlo de maneras que jamás lo he conocido, no solo te dará una nueva revelación sino que tendrás que caminar en una nueva dimensión de fe, muevela, Dios nos ha dado una medida de fe, que nos dio Dios para caminar su vida cristiana porque sin fe es imposible agradar a Dios, creo que es galardonador de todos los que le buscan. La fe es la certeza de lo que espero y la convicción de lo que no veo, es lo que hace que lo imposible se haga posible, que abre el mar en dos para salvar a otros, aquí están unos discípulos que están en medio de una tormenta, pero usted necesita caminar en una dimensión de fe, ya no pida más fe a Dios sino que use la que tiene, atrévase a creerle a Dios, siempre estamos diciendo que no tenemos, que no hay, digale: Hijo en este momento no tengo pero Dios es el dueño del oro y la plata. Dios provoca, espero que todos nosotros seamos provocados para caminar en lo sobrenatural para verlo obrar, el quiere que tú lo veas, Pedro en el vs. 28 quiso seguir los pasos de su maestro. Le dijo: "Señor si eres tú mandame a caminar sobre las aguas", eso era lo que Jesús quería, que ellos entendieran esto. No importa como este mi mar o el tuyo, puedes caminar sobre ellas, caminar en lo sobrenatural.

Dios te va a pedir que hagas cosas que nunca has hecho para que veas lo que nunca has visto, si quieres ver. Dios quiere sacarte de tu lugar de comodidad y empezar a moverte, muchos te dirán loca, nadie entiende lo que el Espíritu está diciendo acá adentro, Dios dice que está contigo y que te va a respaldar pero quiere que salgas de tu lugar de comodidad y entres a un nuevo nivel de fe.

Dios comienza a trabajar su revelación en nuestra vida y su fe, para ponerla al nivel de lo que te puede dar. Hace nueve años recibí una invitación para predicar a una Iglesia en Chicago por primera vez, llegaron al rededor de ochenta mujeres, la ciudad no aceptó la congregación, aunque fue un evento muy lindo no hubo mucha asistencia, invité a Bogotá a la pastora que me invitó a Chicago, después del evento se quedó en casa varios días, una mujer con un llamado de Dios, una Iglesia linda, su esposo y ella pastores de esa congregación, con sueños y visiones pero también con un poco de frustración, para lo que Dios quería darles necesitaba que su fe se levantara, la pastora tenía que viajar a su tierra, eran tiempos difíciles en Bogotá, por más que quise acompañarla no pude, salgo yo de regreso para mi casa y no había recorrido diez minutos cuando el Espíritu Santo me dijo que me devolviera y entrara y que no soltara a mi pastora invitada hasta que no se embarcara, y cuando entro la veo angustiada y me dijo que no le alcanzaba para pagar el impuesto de salida, le faltaban treinta y dos dólares, por aviso del Espíritu Santo yo me devolví, no lo podía creer, así Dios empieza a trabajar la fe de esa mujer, fuimos a tomar café hasta que la despedí. Como Dios la vino a tocar en su necesidad de solo treinta y dos dólares en el momento justo, al regresar a mi casa entro a mi estudio y en mi escritorio estaba una tarjeta en la cual ella me estaba dando gracias, y encontré que me había dejado una ofrenda de sesenta dólares.

Dios la estaba metiendo en esa linea, Dios estaba haciendo algo, cuando llegó al extranjero le dijo a su esposo que tenían mucha doctrina pero que era necesario que supieran que la fe era real porque aunque ellos trabajaban en la obra en tiempo parcial querían tiempo completo para la obra, ellos querían darle a Dios todo el tiempo, pero les preocupaba la seguridad médica y la Iglesia no podía pagar la seguridad médica. Pero la empresa quiso darle una indemnización milagrosa y tres años de seguridad médica, cada año voy a su evento, el evento ya no convoca sesenta mujeres sino todas las pastoras de la ciudad y del estado se reúnen mil ochocientas mujeres, Dios la tiene predicando en la nación, Dios nos lleva a nuevos niveles pero tienes que trabajar en nuevos niveles, la fe es real no teórica, Dios está buscando nuevos niveles en personas que crean de verdad y que se atrevan a tener retos de fe, tienes que romper las palabras, no se puede y decir no se puede, tienes que decir si se puede, con Dios todas las cosas son posibles, tu tormenta financiera si se puede calmar, tu tormenta familiar si se puede cambiar, la tormenta que haya venido para el ministerio se puede cambiar, di que tú vas a un nuevo nivel de fe, necesitas una revelación nueva y una dimensión de fe nueva y diferente, necesitas romper todos tus temores, cuando Jesús vino a ellos, ellos estaban llenos de temor, cuando Pedro comenzó a caminar sobre las aguas, avanzó hacía Jesús pero cuando miró las olas y tuvo miedo antes de salir de la barca, se hunido; tuvo miedo en el momento en que quitó los ojos de Jesús.

El temor es lo opuesto a la fe, el temor nos hace ver cosas que no existen, gigantes donde hay pulgas, el pueblo de Israel veía gigantes, el temor te hace sentir como una langosta o como un gusano, si te crees así todo el mundo te va a pisar, pero en el Señor te dice que eres pueblo grande, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, escogido para anunciar a otros las virtudes de la eternidad, te sacó Dios de donde estabas, amargado, deprimido, en miseria pero Dios te sacó del polvo de la miseria y te sacó con tu gracia, ahora Dios dijo que todo era posible y tú dices que todo lo que eres se lo debes a Dios, el temor es la llave del enemigo para destruirte, por eso no más temor, vas a caminar avanzando por que tus ojos están puestos en Él y le amas a Él y sabes que Él lo hará, ¿cuál es tu mal, cual es tu tormenta?.

¿Cuántos hombres habían en la barca? Doce pero solo uno caminó sobre el agua, imagino que cuando Pedro se bajó de la barca los demás dijeron te hundiste, pero Pedro dijo: Me hundí pero caminé…me hundí pero no me ahogué, porque cuando me estaba hundiendo clamé y el Señor metió su mano y me sacó de las muchas aguas, porque el Señor ha dicho que aunque pase por muchas aguas no me ahogaré, y si por fuego no me quemaré, y hoy el Señor te dice que no temas porque está contigo, siempre te ayudaré y te sustentaré con la diestra de mi justicia, los ojos del Señor contemplan toda la tierra para mostrar su favor para los que tienen el corazón perfecto para con Él, Dios en medio de la tormenta no solo te mira sino que ora por ti, para que pase lo que pasó con Pedro, cuando Jesús le dijo que había orado por él para que su fe no fallara. Jesús está mirando, orando por ti, está a la diestra del Padre para interceder por nosotros, y en el momento más difícil él va a venir a mi.

Jesús ha visto tu actitud, tu manera de hablar, tu manera de adorarle aún en medio de la situación, en medio de una dificultad uno puede tomar dos decisiones, quejarme o adorarlo, yo lo adoro, llego a otro nivel, no se cuantas personas han disfrutado de un cántico nuevo y hermoso que ha llegado a todas las naciones.

Dios está aquí para que puedas ver tus aguas turbulentas cesar y el milagro de Dios venir.

Viernes, Julio 27, 2012
Reproducir video