Cuatro Manos Que Dios Utiliza Para Bendecirte

Pastor Miguel Arrázola

Génesis 45:5-7 (NVI) “Pero ahora, por favor no se aflijan más ni se reprochen el haberme vendido, pues en realidad fue Dios quien me mandó delante de ustedes para salvar vidas. 6 Desde hace dos años la región está sufriendo de hambre, y todavía faltan cinco años más en que no habrá siembras ni cosechas. 7 Por eso Dios me envió delante de ustedes: para salvarles la vida de manera extraordinaria[a] y de ese modo asegurarles descendencia sobre la tierra.”

Las cuatro manos que Dios usa para bendecirte

Junio es el mes de la provisión sobrenatural.

Hay cuatros formas en que Dios proveyó y el pueblo fue bendecido:

Por la mano del hombre:

En Génesis 45 encontramos la historia de José, cuando sus hermanos volvieron a él y les revelo quien era, les dijo que Dios le había enviado para que fueran prosperados por su mano, es decir, Dios uso a José para alimentar a sus hermanos, que de hecho le habían hecho daño.

Dios va a usar gente para bendecirte, pero muchos se vuelven exigentes en cómo Dios va a hacer, pero Él usará a quien quiera. Faraón fue usado para proveer a José, y José fue usado para bendecir a sus hermanos.

Lucas 6:38 (LBLA)
“Dad, y os será dado; medida buena, apretada, remecida y rebosante, vaciarán en vuestro regazo. Porque con la medida con que midáis, se os volverá a medir.” La Biblia dice que hombres darán en tu regazo, pero la condición es dar, cuando lo haces Dios buscará hombres para bendecirte.

No limites a Dios en el tipo de persona que va a usar para bendecirte, Él usará a quien quiera. Dios nunca te dejará depender de una persona por mucho tiempo, a Dios no le agrada esto, porque el hecho de que sean usados por Dios no significa que sean tu fuente.

Por la mano de Dios:

Vienen bendiciones sobrenaturales. Por setenta años los hermanos de José fueron bendecidos por él; pero la Biblia dice que después de la muerte de José se levantó alguien que no conocía a José ni a sus hechos, entonces, la mano que los alimentó por setenta años, Dios se las quitó. Ahora tenían que creer que Dios les daría los recursos, y por eso les proveía maná, algo sobrenatural, que descendía del cielo todas las mañanas. Así fue como Dios, por su propia mano los bendecía.

Dios mismo se encargó de que la relación de su pueblo con el faraón se rompiera, pero Dios hace rotura de relaciones para que empieces a creer que Él es tu fuente, no el hombre. Hoy día Dios hace lo mismo, rompe relaciones con personas, empresas, etc., para hacerte entender que el hombre no es tu fuente, sino Dios. En el caso de los hijos de Israel, Dios rompió todo vínculo con toda mano que no fuera la suya.

Juan 15:5 (NTV)
“Yo soy la vid y ustedes son las ramas. El que permanece en mí, como yo en él, dará mucho fruto; separados de mí no pueden ustedes hacer nada.”

A Dios no le gusta la dependencia del hombre, porque eso es ego, y cuando alguien te provee sin ningún esfuerzo, no buscas a Dios, no clamas, pero Dios corta esas relaciones para que dependas de Él. Entre más crezcas, más te hace Dios dependiente de Él.

Es necesario moverse de la mano del hombre a la mano de Dios, porque la mano de Dios siempre será mejor. Al profeta Elías, el Señor le enseñó que el arroyo, los cuervos, la viuda, eran el sistema, pero no al fuente. Los sistemas pueden cambiar, la fuente no.

Éxodo 16:15 (RV60)
“Y viéndolo los hijos de Israel, se dijeron unos a otros: ¿Qué es esto? porque no sabían qué era. Entonces Moisés les dijo: Es el pan que Jehová os da para comer.”

Este mes con la mano de Dios, vas a decir “¿Qué es esto?”, porque será sobrenatural.

Muchas veces queremos crecimiento instantáneo, pero no sabes que el Señor quiere reposicionarte para bendecirte más. Si confías en este principio, no tendrás miedo cuando te quedes sin trabajo, porque cuando dependes de la mano del hombre y el Señor te quita ese ídolo, te enseña que su mano te dará lo mejor.

Lo más curioso del pueblo de Israel, es que el Señor les daba maná de acuerdo al tamaño de la familia, es decir, el Señor te va a dar de acuerdo a la asignación que tienes. Cuando la nube en el desierto se movía, si el pueblo se quedaba, al día siguiente no había maná para ellos, es decir, para donde el Señor vaya, también tienes que ir. Muévanse a lo que Dios está haciendo, porque si no vas con la nube no hay maná, Dios quiere enseñarte a depender de Él. Si eres fiel con lo que Dios te da hoy, Él te va a bendecir más.

Filipenses 4:15,19 (NTV)
“Como saben, filipenses, ustedes fueron los únicos que me ayudaron económicamente cuando les llevé la Buena Noticia por primera vez y luego seguí mi viaje desde Macedonia. Ninguna otra iglesia hizo lo mismo.
19 Y este mismo Dios quien me cuida suplirá todo lo que necesiten, de las gloriosas riquezas que nos ha dado por medio de Cristo Jesús.”

Cuando ayudamos al Reino, a la iglesia, a los pastores, nada te faltará, en esto consiste la promesa. Si eres generoso con Su iglesia, la mano del Señor te va a suplir.

Por tu mano:

Josué 5:12 (NTV)
“El maná dejó de caer el día que empezaron a comer de las cosechas de la tierra y nunca más se vio. Así que, desde ese momento, los israelitas comieron de las cosechas de Canaán.”

El pueblo estuvo cuarenta años en el desierto dependiendo de la mano de Dios, del maná que caía. Pero luego al entrar a la tierra prometida, con el fruto de esta tierra se acabó el maná. Por eso, si honras a Dios con tus bienes, diezmos y ofrendas, cuando te quedes sin trabajo, te reposicionarán a mejores cosas.

Deuteronomio 11:9-12 (NVI)
“y para que vivan mucho tiempo en esa tierra que el Señor juró dar a los antepasados de ustedes y a sus descendientes, tierra donde abundan la leche y la miel. 10 Esa tierra, de la que van a tomar posesión, no es como la de Egipto, de donde salieron; allá ustedes plantaban sus semillas y tenían que regarlas[a] como se riega un huerto. 11 En cambio, la tierra que van a poseer es tierra de montañas y de valles, regada por la lluvia del cielo. 12 El Señor su Dios es quien la cuida; los ojos del Señor su Dios están sobre ella todo el año, de principio a fin.”

En Egipto, el pueblo tenía un metro cuadrado de huerto, y tenían pequeñas plantas a las que debían hacer surcos con sus pies para que les llegara el agua y pudieran alimentarse. En la tierra prometida no tienes que hacer surcos con los pies para que el agua llegue, sino que tendrás en abundancia. Cuando tienes mentalidad de Egipto, estas siempre en crisis. El Señor quiere que camines en un fluir de bendiciones, donde Él cuida tu tierra todo el año.

Cuando el maná cesó, el pueblo tenía que trabajar, sembrar en la tierra.
Hasta ahora has vivido por la misericordia de Dios, pero en adelante vivirás de tu siembra, de tus habilidades. En este tiempo, el Señor está haciendo emprendedores, empresarios. En la tierra prometida tienes que entender que los milagros están en tu mano. Muchos están esperando que Dios mueva su mano, pero Él espera que muevas las tuyas. más poderosa es tu mano con su bendición y unción.

Cuando sabes quién eres y las habilidades que Dios te ha dado no haces oraciones de emergencia porque no las necesitas, hay un fluir de bendiciones constantes.

Para el pueblo de Israel, el maná era suficiente para el día, pero en la tierra prometida las bendiciones son ilimitadas. Para recibir una cosecha tienes que crecer, madurar, trabajar y sembrar. Dios dice que bendecirá toda obra de tus manos, en la tierra prometida el Señor no solo bendecirá la mano del jefe, sino que donde pongas tu mano vas a prosperar. Tienes tanto talento en Dios que vas a sobreabundar, pero corta esos vínculos que sabes que no debes tener, destétate.

Por la mano de tus enemigos:

Números 14:9 (NVI)
“sí que no se rebelen contra el Señor ni tengan miedo de la gente que habita en esa tierra. ¡Ya son pan comido! No tienen quién los proteja, porque el Señor está de parte nuestra. Así que, ¡no les tengan miedo!”

Si hay gigantes, obstáculos, grandes muros, esos te están cuidando la casa que vas a habitar. Cada vez que se te aparece un enemigo, detrás del enemigo hay una recompensa.

Dios te proveerá por las posesiones de tus enemigos, detrás de todo Goliat Dios guarda una recompensa para ti. Tus enemigos están cuidando tus posesiones; serás tan bendecido por los ataques que te lanzan, que le pedirás a Dios más de eso. Porque en lugar de desalentarte, deberías alentarte, porque entre más ataque, más provisión tendrás.

Los ataques satánicos son una señal de que eres un objetivo de muy alto valor, cuando el enemigo ataca a tu familia, considérate un objeto muy valioso para satanás. El ataque de tu enemigo es la señal de que ya vio lo que Dios te va a mandar, los mayores criminales siempre atacan las reservas más grandes de dinero, porque donde hay algo valioso es donde hay más ataques.

A nuestros enemigos les damos miedo, somos un peligro para ellos porque estamos bendiciendo a miles.

Los preferidos de Dios siempre ganan. Somos tan atacados y bendecidos, porque tenemos algo muy preciado para una ataque, cuando el diablo eleva sus ataques es porque eres invaluable para Dios y porque el nivel de la bendición después del ataque es tan grande que es inimaginable lo que Dios te va a dar.

Junio es un mes de ganar tanto, que se nos va a olvidar lo que hayamos perdido. En la prueba los enemigos nos promocionan, no es una trampa sino un trampolín.

Junio es el mes de los milagros inexplicables, inesperados. ¡Este es el mes!.

Todo lo que tenían los gigantes en Jericó terminó siendo del pueblo de Dios, te va a pasar que te van a llamar a darte cosas, antes que termine junio el enemigo que te ha atacado todo el año, te va a bendecir con la misma mano que te hirió.

Tu necesidad es demasiado pequeña para el Dios tan grande que tenemos.

2 Corintios 9:10-12 (DHH)
“Dios, que da la semilla que se siembra y el alimento que se come, les dará a ustedes todo lo necesario para su siembra, y la hará crecer, y hará que la generosidad de ustedes produzca una gran cosecha. 11 Así tendrán ustedes toda clase de riquezas y podrán dar generosamente. Y la colecta que ustedes envíen por medio de nosotros, será motivo de que los hermanos den gracias a Dios. 12 Porque al llevar esta ayuda a los hermanos, no solamente les llevamos lo que les haga falta, sino que también los movemos a dar muchas gracias a Dios.”

Hay poder en el intercambio, lo que tengo en mi mano, lo damos a Dios y Él lo multiplica. En el desierto vivían de la misericordia, pero cuando das vives de los principios de Dios.

En este mes Dios va a asustar a tus enemigos, pero mañana a esta hora serás bendecido. Proverbios 6:30 no se a cuantos le han robado, pero lo que sea que te hayan robado, siete veces tendrá que pagar, este es el año de la paga, de la recompensa, de la restitución.

Junio es el mes del despojo, algo puede pasar esta noche. Quienes no te quieren pagar se van a tener que despojar de todo, siete veces.

Joel 2:25 (RV60)
“Y os restituiré los años que comió la oruga, el saltón, el revoltón y la langosta, mi gran ejército que envié contra vosotros.”

Por muchos años esta iglesia ha pasado por la mano de dios, la mano del hombre, nuestra mano, pero últimamente los enemigos se han ensanchado contra nosotros y ahora entiendo porque el Señor nos va a bendecir siete veces.

Los críticos que hablaron mal de ti, son quienes llevarán tus victorias. Si estás rodeado de enemigos, no te preocupes, espera la mesa (Salmo 23).

Dios te dará gracia en todas las áreas de tu vida.

Viernes, Junio 9, 2017

Visítanos en nuestros servicios

Viernes: 7:00PM, Domingos: 7:00, 9:00 y 11:00AM, 5:00 y 7:00PM