Creo Y Quiero

Pastora Liberlys López

Lucas 5:1 - 11 “1 Aconteció que estando Jesús junto al lago de Genesaret, el gentío se agolpaba sobre él para oír la palabra de Dios. 2 Y vio dos barcas que estaban cerca de la orilla del lago; y los pescadores, habiendo descendido de ellas, lavaban sus redes. 3 Y entrando en una de aquellas barcas, la cual era de Simón, le rogó que la apartase de tierra un poco; y sentándose, enseñaba desde la barca a la multitud.

4 Cuando terminó de hablar, dijo a Simón: Boga mar adentro, y echad vuestras redes para pescar. 5 Respondiendo Simón, le dijo: Maestro, toda la noche hemos estado trabajando, y nada hemos pescado;. mas en tu palabra echaré la red. 6 Y habiéndolo hecho, encerraron gran cantidad de peces, y su red se rompía.

7 Entonces hicieron señas a los compañeros que estaban en la otra barca, para que viniesen a ayudarles; y vinieron, y llenaron ambas barcas, de tal manera que se hundían. 8 Viendo esto Simón Pedro, cayó de rodillas ante Jesús, diciendo: Apártate de mí, Señor, porque soy hombre pecador. 9 Porque por la pesca que habían hecho, el temor se había apoderado de él, y de todos los que estaban con él.

10 y asimismo de Jacobo y Juan, hijos de Zebedeo, que eran compañeros de Simón. Pero Jesús dijo a Simón: No temas; desde ahora serás pescador de hombres. 11 Y cuando trajeron a tierra las barcas, dejándolo todo, le siguieron”.

Quizá muchos de nosotros nos identificamos con esta historia, tal vez muchos han estado haciendo cosas que los han desgastado, que parece que no funcionan, a todos nos gusta que cuando hacemos algo nos salga bien, y cuando hacemos algo que no nos gustan los resultados, nos sentimos frustrados, cansados, decepcionados, desanimados, era lo que pasaba con ellos.

Ellos habían trabajado toda la noche y no habían visto nada, en algún momento comenzaron a lavar sus redes, era una señal de finalización, pero Simón estaba allí escuchando la Palabra, Jesús estaba predicando y un gentío estaba.
Jesús fue, se subió a la barca y comenzó a enseñar, seguramente Simón estaba diciendo que era lindo lo que decía pero estaba frustrado, seguramente no prestaba atención bien a lo que Jesús decía, porque cuando hay una frustración o fracaso lo primero que hacemos es cerrar nuestros oídos a la Palabra de Dios y uno comienza a echarle la culpa a Dios de ciertas cosas que vive.

Simón estaría pensando que la Palabra era excelente pero que eso no era para Él porque llevaba toda la noche intentando sacar un pez y no lo lograba, pero no sabía que había una Palabra específica para él.

En medio de su fracaso el Señor le dijo que volviera a entrar y lanzara su red, Simón le respondió que él sabía de eso, que había trabajado toda la noche sin sacar algo, mas en Su Palabra echaría la red.

Tal vez tú tienes una condición similar en un área de tu vida, hay una Palabra del cielo para tu vida, y el Señor te dice que lo va a hacer, que no te desanimes, la Palabra que Él tiene para ti la va a cumplir.

Simón lo hizo en obediencia, él iba seguramente a regañadientes, no muy convencido, lo que Simón no sabía es que cuando hay una Palabra que sale de la boca de Dios esa Palabra se cumple, tal vez hay cosas que vas a hacer simplemente porque hay una palabra de Dios pero aun en medio de tu duda Él va a hacer, porque cuando obedeces Dios obra.

Tú sólo necesitas una Palabra, lo único que necesitas en medio de un problema es una Palabra de Dios que te va a sostener hasta que recibas lo que Dios ha hablado.

Debes creer que la Palabra es verdad y que cuando habla su Palabra no cae en tierra, hay que creer la Palabra de Dios.

Dios va a sembrar una palabra en tu corazón que te va a llevar a un nivel diferente, ese mismo Jesús que le habló a Simón lo va a hacer contigo.

Tal vez estás pensando que fracasaste como esposo, como padre, como empleado o como empresario, porque las cosas no se dan como pensabas, tal vez piensas que fracasaste como líder porque no ves lo que esperabas, pero no importa lo que pienses, por encima de la experiencia está la bendita Palabra de Dios.

Tú no sabes cuántas puertas has tocado, cuántas veces has llamado, si has llamado sigue llamando, si has tocado sigue tocando, una puerta se va a abrir, cuando Jesús habla las puertas se abren, se van a abrir para tu vida.

Tu pasado no puede marcar tu futuro, tal vez pensabas que eras un fracasado pero eso fue hasta que tomaste la Palabra de Jesús, tu presente determina tu futuro y tu presente está sostenido por la Palabra de Dios.

Filipenses 2:13

El Señor no quiere que vivas fracasado, Él quiere que olvides eso, te esfuerces por alcanzar lo que Él ha hablado, y te enfoques en la meta, si Dios habló algo debes olvidar cualquier cosa.

Recordar el pasado no te va a llevar a tu futuro, pero si en el presente te agarras de la Palabra que Dios ha hablado vas a poder extenderte, caminar y llegar a tu meta, porque la Palabra es verdad y se va a cumplir en tu vida.

Tu eres una nueva persona que ha dedicado su vida a obedecer la Palabra de Dios, si tú obedeces la Palabra de Dios Él va a cumplir su Palabra en tu vida.

Debes tomar la decisión de creer la Palabra de Dios. Camina y avanza a la meta que Dios lo va a hacer.

Hay 3 cosas que marcan un fracaso:

Lo hemos intentado todo.

¿Hay algún área de tu vida donde experimentes eso?, quizá tú conoces ese negocio bien, pero ahora no está funcionando, si tu estás en esa condición entras a sentirte un fracasado. Tal vez has ido a todos los médicos y sigues con ese quebranto de salud, si estás en esa condición donde dices que ya no das más estás entrando a un fracaso.

No importa cuánta experiencia tengas, cuántos médicos hayas visitado, si has tenido los mejores a abogados y nada pasa para tu caso, si Dios dijo Él lo va a hacer.

Estaban lavando las redes: cuando alguien lava las redes es porque no está dispuesto a intentarlo más, ellos lavaba sus redes y creían que no valía la pena intentarlo más. Estaban tristes, desanimados y hay momentos en los que nos sentimos así, en que vemos una circunstancia y nos preguntamos qué está pasando, le preguntamos al Señor qué está pasando, si hemos estado creyendo, le decimos que no tenemos más fuerza, y comenzamos a mirar para otro lado, a resignarnos.

Jesús va a entrar en escena, en cualquier momento en medio de un fracaso Jesús entra en escena, cuando tú digas que no puedes más con eso, lo siguiente que viene es que Jesús se va a aparecer, Él es especialista en llegar donde todo parece imposible.

En algún momento Jesús va a entrar y va a dar una Palabra que te va a llevar a otro nivel, no importa que lo hayas intentado todo, estés triste, Dios te dice que entra en escena, no importa lo que veas y sientas, Él entra en escena.

Si Él entra en escena no importa cuántos obstáculos vengan, Él va a entrar en cualquier momento y te va a dar una Palabra, es lo único que necesitas.

¿Qué debes hacer entonces?

Escucha lo que Dios tiene que decir por encima de tu conocimiento, de tu experiencia, no digas que eso lo has hecho, puede ser cierto pero estás equivocado, porque Jesús cuando dice algo Él lo va a hacer.

Quizá es tanta la circunstancia por la cual pasas que ésta Palabra no confronta tu fe, pero debes quitar todos esos pensamientos y atreverte a creer la Palabra de Dios, porque Él lo va a hacer.

No sólo hay una Palabra sino que Dios va a cumplir lo que ha hablado.

No tires la toalla, sigue intentándolo una vez más, no sueltes la toalla pues en algún momento Jesús va a obrar, aguanta un poco más porque si Jesús entró en escena está trabajando, tal vez no lo ves pero Él trabaja, aguanta sólo un poco más porque si todas las puertas están cerradas Él va a hacer una especialmente para ti, Él es especialista en hacer caminos donde no los hay.

Confía en el Señor, si Dios dijo Él lo hará, aférrate hasta que recibas aquello que estás creyendo.

Mateo 9:26
“Y se difundió la fama de esto por toda aquella tierra”.

Todo es posible para Dios, ¿será que lo tuyo hace parte de un todo?, por supuesto, deja hoy el fracaso en la cruz, vas a romper con eso de que no sirves, de que no lo vas a intentar más, si el Señor lo habló, si Él lo dijo, Él va a cumplir, no tengas temor cuando obedeces una Palabra de Dios, si son tus emociones arrepiéntete, pero si fue Dios quien te dijo, aguanta que Él lo va a cumplir.

No importa cómo vas a llegar, lo importante es que llegaste y hay un galardón esperándote, vas a llegar raspado o cortado pero vas a llegar y disfrutar de cada palabra que Dios ha hablado para tu vida, tu familia, Él va a restaurar tu familia.

Éste es un tiempo en el que los matrimonios se están desmoronando, lo que deben hacer es honrar la palabra de Dios, respetarla y obedecerla, si nosotros tomamos esa decisión, nuestros matrimonios van a ser diferentes, no dejen caer en tierra la Palabra.

La Biblia dice que al que sabe hacer lo bueno y no lo hace le es contado por pecado, las parejas tienen que hacer el compromiso con Dios de honrar su Palabra, mientras te mantengas haciendo la Palabra de Dios, Él va a hacer su parte.

No importan los fracasos, ningún fracaso pasado va a anular tu futuro. Tienes que hacer la Palabra de Dios, cuando hablamos de hacer la Palabra es hacer tu parte, lo que te corresponde dentro del matrimonio, y así se encontrarán agradando al Padre y a la pareja y entonces realmente los hogares van a ser diferentes, Dios va a cumplir porque estamos bajo una promesa y sus promesas son inquebrantables.

Mateo 8:1 - 4
“1 Cuando descendió Jesús del monte, le seguía mucha gente. 2Y he aquí vino un leproso y se postró ante él, diciendo: Señor, si quieres, puedes limpiarme. 3 Jesús extendió la mano y le tocó, diciendo: Quiero; sé limpio. Y al instante su lepra desapareció. 4 Entonces Jesús le dijo: Mira, no lo digas a nadie; sino ve, muéstrate al sacerdote, y presenta la ofrenda que ordenó Moisés, para testimonio a ellos”.

¿Qué dijo el Señor al leproso?, que quería hacerlo, ¿qué te responde el Señor hoy en medio de tu circunstancia?, su respuesta es quiero, quiero restaurar tu matrimonio, sanarte , bendecirte, hacer cosas diferentes en tu vida, que camines en otra dimensión.

Él va a hacerlo, Él te extiende hoy su misericordia y poder.

Mateo 8:5
“Entrando Jesús en Capernaum, vino a él un centurión, rogándole”.

Él no se lamenta, cada vez que hay una circunstancia que se le presenta a Jesús su respuesta es que quiere y va a hacerlo, debes tener la certeza de que Dios está comprometido con tu causa.

Dios no sólo quiere hacerlo, Él lo va a hacer, ese mismo Jesús que le dijo al leproso que quería sanarlo, está tocándote a ti también y te dice que quiere hacerlo, cuando te encuentras con Jesús nunca más vas a ser el mismo, Jesús te dice hoy que quiere, quita tus ojos de las circunstancias o imposibilidades.

Hebreos 12:2
“puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, el cual por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de Dios”.

Puedes mirar a Jesús con la certeza de que ese Jesús va a hacer algo en tu vida y la de tu familia.

Viernes, Agosto 4, 2017

Visítanos en nuestros servicios

Viernes: 7:00PM, Domingos: 7:00, 9:00 y 11:00AM, 5:00 y 7:00PM