Viviendo En Una Familia Pastoral

Pastor Miguel E. Arrázola
Samuel Arrázola

Nuestros Pastores Miguel y María Paula Arrázola abrieron la oportunidad para que los miembros de la Iglesia hicieran preguntas a la familia Pastoral para resolver todas las dudas que tuvieran con relación al ministerio. Y en esta oportunidad, el Pastor Miguel Esteban y Sammy Arrázola estuvieron respondiendo esas inquietudes.

Ustedes como hijos, ¿cómo afrontan, la responsabilidad de llevar este llamado?

Sammy: En lo personal creo que hay que afrontar el llamado con mucha responsabilidad, seriedad y disciplina. Esta puede ser nuestra plataforma pero hay muchos jóvenes que también tienen un llamado importante y deben afrontarlo con carácter y responsabilidad.

Nuestros padres nos han instruido para que podamos aprender al importancia y magnitud de lo que hacemos pero también aprendemos de los golpes y de los errores. El llamado es como un matrimonio, si no estás listo para decir que sí, mejor no lo aceptes.

¿Cómo hago que mis hijos amen al Señor?

Pastor Miguel Esteban: Amar al Señor o la pasión por el Señor es algo personal, de cada quien. Para nosotros nunca fue una opción venir a la Iglesia. En todo caso la pasión debían despertarla en nosotros, debido a que todo comienza en casa.

Proverbios 22:6 (PDT)
“Enseña al niño a ser honesto y cuando sea adulto no dejará de serlo”.

Nunca es tarde para comenzar una buena enseñanza con los hijos, para corregir y aplicar esta Palabra. Mi mamá siempre me decía que mientras viviéramos en su casa se hacía lo que ella dijera.

Aunque es cierto que pasamos más tiempo fuera de casa, hay que aprovechar el tiempo en casa al máximo porque es el mayor instituto psicológico y debe tener una atmósfera de confianza.

Josué dijo “yo y mi casa serviremos al Señor” porque era un papá determinado, si nosotros no vemos a nuestros padres determinados a seguir a Jesús no lo vamos a hacer.

En el ministerio no todo es un no, sino un sí con límites. Si usted le dice a su hijo que no por todo, el niño nunca va a venir a la Iglesia.

La pasión tenemos que fomentarla, animarla y crearla para que ellos vengan, pero si lo venden como una obligación no funciona.

Los jóvenes reciben mucha información a diario en el colegio, en la internet. Sus hijos en el colegio sufren y se tienen que enfrentar a muchas cosas a diario, si llegan a casa y encuentran un caos piensan que la Iglesia debe ser igual.

Si los hijos no quieren ir a la Iglesia debe haber algún problema en casa, ya sea de relaciones o comunicación.

¿Hay momentos en los que no quieren ir a la Iglesia?, ¿cómo hacer para afrontar esas tentaciones?

Sammy: Todos alguna vez nos levantamos con sueño y no queremos venir a la Iglesia. El diablo siempre va a querer usar cosas y distracciones para enviar ese tipo de tentaciones que hagan que podamos desistir. Por eso, hay momentos en los que estamos cansados y en los que no queremos. Pero Salmos 119:9 dice: “¿Con qué limpiará el joven su camino? Con guardar tu palabra”.

La clave es atesorar Su Palabra en nuestro corazón. Estar conectados a la mayor fuente de energía que es el Espíritu Santo, es la razón y la motivación de éste ministerio.

Esa es nuestra energía para nosotros poder venir. Yo me siento honrado porque al estar aquí con tan corta edad tengo la motivación de dar a las demás personas algo de lo poco que he aprendido y que la gente lo reciba, agradezca y lo quiera uno, eso no tiene precio.

¿Cómo hacen para entenderse entre ustedes?

Pastor Miguel Esteban

La base para podernos entender en todo es la comunicación, tener una comunicación estable e interna, de esa forma siempre vamos a saber qué pasa.

Si no fuese así ellos no nos podrían ayudar, muchos hijos y sobre todo los jóvenes se encierran en su mundo porque en casa no hay una atmósfera de comunicación.

Es difícil estar en un lugar donde yo no me siento amado, a veces los hijos prefieren estar en otros lugares porque allá se sienten aceptados y amados.

Colosenses 3:20 – 21 (NTV)
“20 Hijos, obedezcan siempre a sus padres, porque eso agrada al Señor. 21 Padres,[a] no exasperen a sus hijos, para que no se desanimen”.

Mi papá en una época a todo le decía a todo que no, pero llegamos a hablar en un ambiente de armonía y respeto y le pudimos comentar y eso se mejoró.

El lugar donde más nos debemos sentir amados y aceptados es en nuestra casa. Hay que tener en cuenta que somos diferentes, cada uno tiene su don y los dones hay que provocarlos también.

Busquen los dones de sus hijos y trabájenle a eso, no comparen a sus hijos con nosotros, ellos tienen un propósito y un don especial, ellos pueden llegar más alto y más lejos que nosotros.

Busquen un punto en común, los hijos deben obedecer a sus padres y reconocer autoridad, debido a que no están al mismo nivel, sin importar si no son perfectos sus padres.

Obedecer es escuchar y entender el llamado, hoy te quejas de la cantaleta de tus papás, pero mañana la vas a agradecer, pues ellos quieren lo mejor.

Sammy: Mi mamá me había dicho hace algún tiempo que estamos en una casa donde hay 4 líderes, eso puede ser complicado, hay que aprender a comunicarse y respetar el área de cada quien, y aprender a ser sumisos, a reconocer la autoridad del papá y a comunicarnos bien.

¿Que es lo más importante que sus papás les han enseñado de este ministerio?

La mayor enseñanza que he podido recibir de mis padres es amar a Dios sobre todas las cosas, pero también nos han enseñado mucho a amar a la gente. La gente siempre espera algo de nosotros y de ustedes como Cristianos, como representantes de Ríos de Vida.

Nos convertimos tan Cristianos y ni siquiera nos acercamos a las demás personas, pero debemos hacerlo: Amar a las personas, vivir una vida en integridad y ser ejemplo.

No podemos vivir una doble vida e identidad, todo el mundo puede ser santo en la Iglesia, el verdadero desafío es cuando salimos. Aquí todos podemos levantar nuestras manos y clamar a Dios, pero afuera es el verdadero desafío, eso nos han enseñado nuestros padres, a vivir una vida verdadera y honesta. Cometemos errores como todo el mundo lo hace pero tenemos siempre la misma esencia.

6. ¿Alguna vez sus Padres los han regañado?

Pastor Miguel Esteban

Proverbios 23:13
“No rehúses corregir al muchacho; Porque si lo castigas con vara, no morirá”.

Mi mamá se tomó esa Palabra literalmente. ¿A cuántos de ustedes les gustaría que nosotros fuésemos consejeros de sus hijos y les ayudáramos a formarlos?

Ese es el error, que esperan que la Iglesia haga el trabajo que se debe hacer en casa, los ayudamos pero no podemos hacer el trabajo de ustedes. Si necesitan ayuda y consejo lo podemos hacer, pero la corrección viene de casa.

Corrección es amor, la corrección hace que no nos desviemos, hace que caminemos al lugar donde tenemos que caminar.

Nuestros papás cuando iban a corregirnos decían que cuando llegaran a la casa hablábamos, eso nos asustaba pero era corrección necesaria. Aunque hoy no agradezcamos la corrección mañana la vamos a agradecer porque es una muestra de amor.

Preguntas personales:

¿Cuál es el secreto para permanecer siempre unidos como familia aún en los momentos difíciles?

Sammy: La razón más importante es siempre estar allí para el otro, si golpean a uno nos golpean a todos, somos una sola familia.

También disfrutar de los problemas o las cosas que no son tan agradables, que a veces suelen suceder, y no dejar que esas cosas entren a la casa.

Si hubo un problema se queda afuera de la casa y nosotros entramos y no ha pasado nada, porque sino, la casa se convierte en un campo de guerra.

Debería ser un ambiente sano, de risas, alegrías y buenos momentos. Los malos momentos llegan pero no deben dejar que entren a la casa porque se vuelve un caos.

La verdadera forma de afrontar los problemas es con la ayuda de Dios, pero con actitud no de derrotados porque con Dios somos más que vencedores.

¿Cómo hacen para compartir tiempos en familia en medio de sus ocupaciones?

Pastor Miguel Esteban: ¿Cómo se deletrea amor? T-i-e-m-p-o. Eso es lo más valioso en la tierra, una vez se gasta no hay vuelta atrás, no hay manera de recuperarlo, pero sí de invertirlo bien.

Mientras estés en casa aprovecha el tiempo, no sea que después te arrepientas. Ninguna persona te va a amar tanto como tus padres, aun si no es el papá perfecto sigue siendo papá y mamá.

Qué lástima que aprendamos a valorar las cosas cuando las perdemos, no esperes perder tus padres para valorarlos, si estás grande dedícales tiempo. Ellos dedicaron tanto tiempo, esfuerzo, dedicación, educación y alimentación en ti, que lo mínimo que puedes hacer es pagarle con tu tiempo.

Y los papás, deben tratar de entenderlos, conectarse con ellos, estar a la moda. Los tiempos han cambiado. Hay cine, juegos de mesa, etc., deben crear tiempos de calidad, los recuerdos se guardan pero las experiencias nunca se olvidan.

¿Como es una semana de la familia Pastoral?

Sammy: Son diferentes todos los días y semanas, pero todo gira en torno a la Iglesia. Aquí trabajamos y están nuestros estudios.

El lunes es día de descanso, porque los domingos estamos todo el día en la Iglesia al igual que los viernes y sábados.

Pastor Miguel Esteban: A veces llegamos a oscuras y salimos a oscuras, en discipulados, trabajamos esforzados, pero sacamos tiempo también para disfrutar con nuestros papás.

Domingo, Septiembre 17, 2017

Visítanos en nuestros servicios

Viernes: 7:00PM, Domingos: 7:00, 9:00 y 11:00AM, 5:00 y 7:00PM