Venciendo El Espíritu De Lujuria

Pastor Miguel Arrázola

Hoy quiero hablar sobre el tema “Venciendo el Espíritu de lujuria”. Si hay algo que esté acabando con la familia hoy es el espíritu de lujuria y por eso vamos a aprender cómo opera este espíritu.

Proverbios 7:1-6 (NTV)
“Hijo mío, sigue mi consejo, atesora siempre mis mandatos. 2¡Obedece mis mandatos y vive! Guarda mis instrucciones tal como cuidas tus ojos. 3Átalas a tus dedos como un recordatorio; escríbelas en lo profundo de tu corazón. 4Ama a la sabiduría como si fuera tu hermana y haz a la inteligencia un querido miembro de tu familia.

5Deja que ellas te prevengan de tener una aventura con una mujer inmoral y de escuchar las adulaciones de una mujer promiscua. 6Mientras estaba junto a la ventana de mi casa, mirando a través de la cortina,…”.

Salomón vio por una ventana cómo un muchacho en particular estaba siendo afectado por el espíritu de lujuria; vamos a ver cómo operó este espíritu de lujuria y cómo atrapó a este muchacho y a esta mujer casada.

Proverbios 7:8-9 (NTV)
“Cruzaba la calle cercana a la casa de una mujer inmoral y se paseaba frente a su casa. 9Era la hora del crepúsculo, al anochecer, mientras caía la densa oscuridad”.

Este joven estaba buscando la ocasión para buscar a esta mujer, el planeó el sitio, el lugar y la hora. Lo que me da a entender a mí que el espíritu de lujuria te hace andar en el lugar incorrecto, en el momento incorrecto con la persona incorrecta. El pecado se planea y cuando ya lo tienes todo calculado, estás sometido y atrapado por un espíritu de lujuria.

Proverbios 7:10 (NTV)
“La mujer se le acercó, vestida de manera seductora y con corazón astuto”.

Proverbios 7:10 (TLA)
“En ese preciso instante la mujer salió a su encuentro. Iba vestida como una prostituta, y no disimulaba sus intenciones”.

La gente de hoy no entiende que la moda actualmente es inspirada por gente inconversa y que por eso, no deben guiarse por esas tendencias porque como cristianos no podemos ser piedra de tropiezo a otros a través de la vestimenta.

1 Pedro 3:2-4 (TLA)
“pues verán que ustedes son honestas y respetuosas. 3-4Que el adorno de ustedes no sea de cosas externas, como peinados exagerados, o con joyas de oro y vestidos lujosos. La belleza no depende de las apariencias, sino de lo que hay en el corazón. Así que, sean ustedes personas tranquilas y amables. Esta belleza nunca desaparece, y es muy valiosa delante de Dios”.

Está mal que una mujer venga a la Iglesia mal vestida, mostrando de más, esa es una ofensa para el Espíritu Santo. Como también es una ofensa venir bien vestida aquí, y por fuera estés mal vestida. La belleza no depende de las apariencias sino del corazón, entre más seductora que es la mujer más se revela la lujuria que hay en tu corazón. Elegante si, coqueta no, vístase señorialmente.

La vestimenta serena, cortes y elegante de una mujer demuestra su seriedad y amabilidad.

1 Pedro 3:2-4 (NTV)
“al observar la vida pura y la conducta respetuosa de ustedes. 3No se interesen tanto por la belleza externa: los peinados extravagantes, las joyas costosas o la ropa elegante. 4En cambio, vístanse con la belleza interior, la que no se desvanece, la belleza de un espíritu tierno y sereno, que es tan precioso a los ojos de Dios”.

La belleza interna nunca desaparece y el atuendo refleja el corazón.

1 Timoteo 2:9 (RVR)
“Asimismo que las mujeres se atavíen de ropa decorosa, con pudor y modestia; no con peinado ostentoso, ni oro, ni perlas, ni vestidos costosos,…”.

1 Timoteo 2:9 (NTV)
“Y quiero que las mujeres se vistan de una manera modesta.[a] Deberían llevar ropa decente y apropiada y no llamar la atención con la manera en que se arreglan el cabello ni con accesorios de oro ni con perlas ni ropa costosa”.

Las mujeres que pretenden ser dedicadas a Dios deberían hacerse atractivas por las cosas buenas que hacen. El mejor atractivo de una mujer es la pasión y dedicación que esa mujer tiene para Dios.

Proverbios 7:11 (TLA)
“Llamaba mucho la atención; se veía que era una mujer incapaz de quedarse en casa”.

Proverbios 7:11 (NTV)
“Era rebelde y descarada, de esas que nunca están conformes con quedarse en casa”.

Proverbios 7:11 (RVR)
“Alborotadora y rencillosa, sus pies no pueden estar en casa;…”.

El Espíritu de Lujuria llama mucho la atención y es callejera, no le gusta estar en su casa. Esto es una advertencia para aquellos que no han escogido pareja. La persona dominada por el espíritu de lujuria es rebelde, alborotadora y rencillosa.

Proverbios 7:12-13 (NTV)
“Suele frecuentar las calles y los mercados, ofreciéndose en cada esquina. 13Lo rodeó con sus brazos y lo besó, y mirándolo con descaro le dijo:…”.

El espíritu de lujuria está en todo lado ofreciéndose y se expresa de una forma chocante, algo que te impresiona, que tu no esperabas. Si alguien tiene un gesto chocante para contigo o hace algo que te impresionó porque no lo esperabas, como un beso, un rose de manos inesperado, ¡huye! El problema es cuando deja de sorprendernos, porque entonces ya estamos totalmente atados.

Proverbios 7:14-15 (NTV)
“«Acabo de hacer mis ofrendas de paz y de cumplir mis votos. 15¡Tú eres precisamente al que estaba buscando! ¡Salí a encontrarte y aquí estás!”.

No solo porque venga a la Iglesia una persona lo hace cristiano. “Ofrenda de paz” significa nos arrepentimos después. Pero, ¿cómo vas a sentir paz y yendo al oración al lugar santísimo con una mujer con la que se va a pecar?

El amor no destruye familias ni hiere corazones, eso es lujuria. La persona que está bajo el espíritu de lujuria persigue a quien desea. Si estás siendo acosado por una persona constantemente, estás bajo la opresión de un espíritu de lujuria, porque ese espíritu es perseguidor.

Proverbios 7:16-18 (NTV)
“Mi cama está tendida con hermosas colchas, con coloridas sábanas de lino egipcio. 17La he perfumado con mirra, áloes y canela. 18Ven, bebamos sin medida la copa del amor hasta el amanecer. Disfrutemos de nuestras caricias,…”.

El espíritu de lujuria tiene todo preparado, para lograr hacerte pecar. Amor es casarse por siempre con una sola mujer y tener hijos y nietos solo de ella, eso es amor! Lo demás es lujuria. Jesús no te salvo para que seas la amante de alguien, o la roba maridos, no! La lujuria siempre se disfraza de amor, pero la lujuria viene del infierno, el amor del cielo. La lujuria drena, el amor llena. La lujuria siempre expira, el amor no.

Proverbios 7:19-20 (NTV)
“… ahora que mi esposo no está en casa. Se fue de viaje por mucho tiempo. 20Se llevó la cartera llena de dinero y no regresará hasta fin de mes”.

No hay nada oculta, que no haya de ser manifiesto, todo se sabe. Nadie ha cometido el pecado perfecto, nadie! Ni el mismo diablo, se destapó. Lo peor de todo esto es que el espíritu de lujuria produce muerte.

Proverbios 7:21-24 (NTV)
“Y así lo sedujo con sus dulces palabras y lo engatusó con sus halagos. 22Él la siguió de inmediato, como un buey que va al matadero. Era como un ciervo que cayó en la trampa, 23en espera de la flecha que le atravesaría el corazón. Era como un ave que vuela directo a la red, sin saber que le costará la vida. 24Por eso, hijos míos, escúchenme y presten atención a mis palabras”.

El celulares y las redes sociales es el medio por el cual la gente más cae en lujuria, porque se dicen “palabras lindas”. La mayoría de la gente que son adúlteros sufren de ataques al corazón en medio de sus actos de adulterio.

En el antiguo testamento el adulterio era sentenciado con la muerte. Salomón sentenció a muerte a esta pareja, que creía que porque estaban pecando en la noche, nadie los estaba viendo. Pero el rey Salomón los estaba viendo y sabes qué? Hoy también hay un Rey, en los cielos, que lo está viendo todo.

Proverbios 7:25-27 (NTV)
“No dejen que el corazón se desvíe tras ella. No anden vagando por sus caminos descarriados. 26Pues ella ha sido la ruina de muchos; numerosos hombres han caído en sus garras. 27Su casa es el camino a la tumba. Su alcoba es la guarida de la muerte”.

La Lujuria hace que tu corazón se desvíe de tu esposa, de tu familia y de la Iglesia, hace que te descarríes y te vuelve irreconocible.

Proverbios 7:26 (RVR)
“Porque a muchos ha hecho caer heridos, y aun los más fuertes han sido muertos por ella”.

Los mejores médicos, abogados, ingenieros, científicos, empresarios, pastores ungidos, lideres ungidos mueren en el pecado de la lujuria, sin ministerio, sin vida familiar por este pecado.

Los adúlteros ni los fornicarios irán al infierno:

1 Corintios 6:9 (RVR)
¿No sabéis que los injustos no heredarán el reino de Dios? No erréis; ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los que se echan con varones,…”.

Apocalipsis 22:15 (RVR)
“Mas los perros estarán fuera, y los hechiceros, los fornicarios, los homicidas, los idólatras, y todo aquel que ama y hace mentira”.

1 Corintios 5:10-11 (RVR)
“…no absolutamente con los fornicarios de este mundo, o con los avaros, o con los ladrones, o con los idólatras; pues en tal caso os sería necesario salir del mundo. 11Más bien os escribí que no os juntéis con ninguno que, llamándose hermano, fuere fornicario, o avaro, o idólatra, o maldiciente, o borracho, o ladrón; con el tal ni aun comáis”.

Los fornicarios y adúlteros son iguales a aquellos que asesinan, que se echan con hombres, igual de pecadores ante los ojos de Dios y no entrarán al Reino de los cielos.

Efesios 5:3-5 (RVR)
“Pero fornicación y toda inmundicia, o avaricia, ni aun se nombre entre vosotros, como conviene a santos; 4ni palabras deshonestas, ni necedades, ni truhanerías, que no convienen, sino antes bien acciones de gracias. 5Porque sabéis esto, que ningún fornicario, o inmundo, o avaro, que es idólatra, tiene herencia en el reino de Cristo y de Dios”.

Efesios 5:3-5 (TLA)
“Ustedes son parte del pueblo de Dios; por eso, ni siquiera deben hablar de pecados sexuales, ni de indecencias ni de ambiciones exageradas. 4 No digan malas palabras, ni tonterías, ni vulgaridades, pues eso no es correcto. Más bien, usen su boca para dar gracias a Dios. 5 Bien saben ustedes que nadie que tenga relaciones sexuales prohibidas o indecentes, o que nunca esté satisfecho con lo mucho que tiene, tendrá parte en el reino de Cristo y de Dios. Eso es tan malo como adorar a un ídolo”.

Efesios 5:3-5 (NTV)
“Que no haya ninguna inmoralidad sexual, impureza ni avaricia entre ustedes. Tales pecados no tienen lugar en el pueblo de Dios. 4 Los cuentos obscenos, las conversaciones necias y los chistes groseros no son para ustedes. En cambio, que haya una actitud de agradecimiento a Dios. 5 Pueden estar seguros de que ninguna persona inmoral, impura o avara heredará el reino de Cristo y de Dios. Pues el avaro es un idólatra, que adora las cosas de este mundo”.

Las relaciones sexuales no son para el noviazgo y cuando se tienen dentro del noviazgo s eles llama fornicación y esto es pecado.

Una persona en pecado de lujuria puede cambiar y puede ser restaurado, pero cuando tú tienes una inclinación seguida y caes en este pecado una y otra vez, persistiendo en el pecado, tú no eres salvo, porque un corazón nuevo busca cambiar y no volver a caer en lo mismo nunca más. Si quieres ser libre, te podemos ayudar, pero si sigues pecando, morirás.

Hay tres palabras que definen la palabra lujuria:

1. Deseo

La raíz griega de la palabra deseo vista en Lucas 22:15 es la raíz griega de la palabra lujuria, se refiere a un deseo sano por las cosas. Pero ese sano deseo puede ser corrompido por el diablo.

Gálatas 5:16 (RVR)
“Digo, pues: Andad en el Espíritu, y no satisfagáis los deseos de la carne”.

La manera para no satisfacer los deseos de la carne es enfocarte en el Espíritu para anularlos. Cuando vives en el espíritu ya estas dejando la carne, no luches contra la carne porque esta te va a ganar, solo vive en el espíritu y así lo vencerás

Gálatas 5:17 (RVR)
“Porque el deseo de la carne es contra el Espíritu, y el del Espíritu es contra la carne; y éstos se oponen entre sí, para que no hagáis lo que quisiereis”.

Cuando haces la voluntad de la carne, estás haciendo lo que el Espíritu no quiere. Así que cuando haces lo que el Espíritu quiere, dejarás de hacer lo que la carne quiere que hagas.

Romanos 6:15-16 (RVR)
“¿Qué, pues? ¿Pecaremos, porque no estamos bajo la ley, sino bajo la gracia? En ninguna manera. 16¿No sabéis que si os sometéis a alguien como esclavos para obedecerle, sois esclavos de aquel a quien obedecéis, sea del pecado para muerte, o sea de la obediencia para justicia?”.

Muchas personas usan la gracia para pecar. Hay dos tipos de esclavitud en este mundo: o eres esclavo al mundo con Satanás, o eres esclavo a la justicia con Dios. Prefiere estar encadenado a lo bueno que a lo malo, que te termina matando. Somos esclavos de la justicia.

Romanos 8:12 (RVR)
“Así que, hermanos, deudores somos, no a la carne, para que vivamos conforme a la carne;…”.

2. Engaño

La lujuria nunca satisface, el pecado siempre te guía a más pecados y a peores pecados. Empiezas con la lujuria y terminas siendo pervertido sexualmente. La lujuria es un engañador, nunca satisface pero Dios siempre satisface.

Proverbios 27:20 (NTV)
“Así como la Muerte y la Destrucción nunca se sacian, el deseo del hombre nunca queda satisfecho”.

Ezequiel 16:28 (LBLA)
“Además, te prostituiste a los asirios] porque no te habías saciado; te prostituiste a ellos y ni aun entonces te saciaste.

La lujuria es una promesa vacía.
3. Muerte

Santiago 1:13 (NTV)
“Cuando sean tentados, acuérdense de no decir: «Dios me está tentando». Dios nunca es tentado a hacer el mal y jamás tienta a nadie”.

La lujuria te lleva a la muerte en todo sentido, todo se estanca, comienza la depresión, el estrés. La lujuria acaba con tu matrimonio, con tus hijos, con tu familia, tus finanzas, con tu gozo, acaba con todo porque te ocupas tanto en gratificar la carne y pensar como seguir haciéndolo, que toda la creatividad se te pierde.

Y, ¿cuál es la solución para ser libres de la lujuria? Liberación y discipulado. Si estás bajo un espíritu de lujuria debes ser liberado y una vez libre, a esa carne que queda, hay que discipularla, porque ese discipulado es el que les va a permitir no volver a caer en lo mismo. Una vez liberado el discipulado te mantiene libre.

2 Corintios 10:3-5 (RVR)
“Pues aunque andamos en la carne, no militamos según la carne; 4porque las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas, 5derribando argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo,…”.

La carne no se puede echar fuera ni a los demonios discipularlos, hay que echar fuera a los demonios y discipular la carne. Por eso debes mantenerte conectado a la Palabra de Dios, a Su presencia y congregándote en tu Iglesia para no recaer en la lujuria y poder vivir en libertad permanente.

Domingo, Noviembre 19, 2017

Visítanos en nuestros servicios

Viernes: 7:00PM, Domingos: 7:00, 9:00 y 11:00AM, 5:00 y 7:00PM