SOY CULPABLE ¿Para qué la Cruz?

Samuel Arrázola

El sacrificio de Jesús fue para que nos salvara, nos sanará, para darnos redención, prosperidad; hoy no quiero hablarte de estas cosas que ya tú sabes. Hoy hablaremos de las razones por las cuales Jesús no murió en la Cruz.

Hoy en día, el mundo usa la Cruz como una estrategia de comercio, la utilizan para hacerse ricos. En el mundo dicen que los cristianos usamos la fe para enriquecernos, pero esto no es así. Es el mundo quien usa a Dios para enriquecerse: las empresas de turismo, los hoteles, el comercio utilizan las festividades como la Semana Santa y Navidad para vender.

La gente que no cree en Dios o los ateos critican a los cristianos por todo lo que hacemos, se quejan de todo lo que tenga que ver con Dios. Sin embargo, durante Semana Santa toman su descanso y celebran en la víspera de Navidad. Ellos usan la Cruz para su conveniencia, no para el propósito real de lo que significa la Cruz.

Estas son las razones por las cuales Jesús no murió en la Cruz:

1. Jesús no murió en la Cruz para que hiciéramos lo que quisiéramos

Hay gente que usa la sangre de Jesús para limpiarse y no para motivarse, es decir, usan la sangre de Jesús para recibir perdón y salvación al pecar. Pero en realidad la sangre de Jesús debemos usarla para ser limpiados y motivados a vivir una vida completamente agradable para Dios.

La gente utiliza la salvación muchas veces no para vivir mejor, sino para pecar más. Esto es usar la salvación de una manera incoherente, para pecar y vivir como deseamos. Los cristianos que son así son cristianos ilógicos, incoherentes.

La fe por la cual nosotros creemos en Dios no solo es para decir que hay un Dios vivo al cual me voy a someter. Muchos usan el amor de Dios de manera incorrecta; el amor es la plataforma de nuestra relación con Dios, pero no nos debemos quedar solo con el inicio. Por otro lado, hay personas que solo hablan de las leyes de Dios, pero Él no es solo leyes como tampoco es solo amor. Si tú eres solo amor con otros, eres un liberal; si eres solo verdad con otros, eres un legalista pero si combinas el amor con la verdad, entonces eres un cristiano.

No olvidemos que Dios es un Dios que ama y que demanda, Él te acepta pero te pide algo también. Él te redimió pero eso no quiere decir que eres libre de hacer lo que quieras. Si tú te entregas a alguien más te vale que te sometas a hacer lo que esta persona desea. Mi motivación de no pecar y vivir en santidad no es solo porque la Biblia dice que no debo hacerlo, sino mi amor a Dios. Tú debes vivir una vida agradable a Dios, por amor hacia Él.

La diferencia entre ser santo y perfecto es que ser perfecto no se puede, pero ser santo sí. A nosotros los cristianos nos caracteriza el amor, es una de nuestras características; una, no la única. ¿Quieres caminar con Dios todos los días? Si somos salvos debemos actuar como salvos. No puedes salir de una condena espiritual para volver a lo mismo, debemos ser cristianos coherentes.

Dios te acepta, pero te exige; el verdadero cristiano no solo es aquel que ama a Dios, sino también el que le sirve. Si la Cruz fue tan cara, ¿por qué dejarla en una pared? No dejemos la Cruz colgada o como un adorno, debemos mostrar esa Cruz a través de nuestra vida. Cuando no compartimos de esa Cruz estamos siendo egoístas y orgullosos, porque esa Cruz representa el amor de Dios por la humanidad y al compartir de esa Cruz, estamos dando con generosidad a otros la salvación en Cristo.

2. Jesús no murió para que todo nos saliera bien

No hay versículo en la Biblia que diga que cuando recibas a Jesús todo va a salir bien. Pero sí dice que muchas son las aflicciones del justo y que de todas ellas le librará el Señor (salmos 34:19). Caminar con Jesús no significa que todo será felicidad pero sí que todo es mejor, porque cuando venga el día de la tormenta, Él nos salvará.

La Cruz es un recordatorio de que Jesús está conmigo. Cuando hay falta de fe, Dios no puede obrar. Si hay perdición, pobreza, tristeza o cualquier mal es porque Dios no puede obrar en un lugar donde no le creen. Por eso, no debes culpar a Dios por lo malo que te pasa cuando tú has decido no creer en Él. Una cosa es ignorar y otra muy diferente es que no haya nada. Dios existe, solo que mucha gente decide ignorarle pero Él es real.

La religión habla del hombre intentando alcanzar a Dios a través de su esfuerzo. Pero el cristianismo es Dios alcanzándote a ti a través de Su gracia. La religión habla de que el hombre puede ser perfecto y cumplir todo lo que Dios manda, pero eso es orgullo porque jamás lograrás ser perfecto. Pero el cristianismo reconoce que hay alguien superior a nosotros y que vivimos solo por Su gracia.

El morir en Cristo es ganancia; aquel que muere en Cristo no ha muerto, apenas comienza su vida. No te avergüences de Jesús y comparte de Su Cruz. No olvides que en la tormenta, Dios siempre está y Él es más grande que cualquier problema o aflicción. ¡Comparte con otros de Jesús!

3. Jesús no murió para que nos guardáramos el mensaje

Jesús no dio Su sangre para que luego a ti te dé vergüenza compartir de Su Cruz. Si a Jesús no le importó sufrir para salvar tu vida, a ti no te debe preocupar sufrir un poco por compartir de Su Cruz. Tú lo único que tienes que hacer es hablar del precio que Él pagó por ti en la Cruz.

Nos preocupamos más de lo que la gente dice que de lo que Dios piensa y no debe ser así. No te preocupes por lo que es justo, preocúpate por lo que es correcto. No te preocupes si hay maldad en el mundo, no es culpa de Dios. No seas ilógico con tu fe, porque después nadie te va a creer cuando prediques de Jesús; debes vivir lo que prediques porque tú enseñas lo que sabes, pero solo transmites lo que en verdad vives.

El cristianismo se trata de tener una relación con Jesús, tu Salvador; se trata de que tú le amas, le sirves y le obedeces solo porque Él te salvó. El mayor símbolo de amor es la Cruz; si en el mundo miles de comunidades profesan lo que creen y enseñan sus símbolos, por qué a nosotros nos va a dar pena predicar de Jesús, el Dios en quien creemos.

Si Dios dio la vida por nosotros, al menos atrevámonos a dar la cara por Él. Nosotros creemos en Dios y nuestra fe se basa en testigos, en gente que testifica. Los testigos fueron llamados los Apóstoles y la gente puede decir que ellos testificaban cosas que no vieron y que escribieron cosas inventadas, pero, ¿sería ilógico que ellos inventaran tantas mentira que no son para su beneficio propio?

Y si esa gente mintió acerca del Mesías entonces, ¿por qué capítulos y libros después, fueron asesinados vilmente? Piensa que si ellos compartieron de Jesús y murieron, no te extrañes de que te pase algo similar, me refiero a sufrir persecución, rechazo, humillación, vergüenza de la sociedad, tus familiares o tus amigos. No debemos sentir vergüenza de hablar de Jesús.

Si la sociedad, si las personas, si mis amigos, mis familiares, mis compañeros de clase o trabajo, si incluso el mismo gobierno; si mi esposo, mi esposa, mis hijos creen que está mal creer en Dios, venir a adorar a un Dios que no vemos pero que sí sentimos; si ellos dicen que está mal dar mis diezmos y mis ofrendas como sacrificio y adoración a él, si piensan que está mal ir y compartirle a alguien de Jesús, el Salvador, entonces yo hoy me declaro culpable. Somos culpables ante el mundo, pero salvos ante el Dios vivo.

Somos culpables ante el mundo, por eso hoy te animo a que saquemos la Cruz de nuestras casas y la llevemos en nuestra espalda, tal como Jesús llevó en su espalda nuestra enfermedad, nuestras dolencias, nuestra pobreza y esclavitud, y compartamos a otros de Su sacrificio por la humanidad.

Quizás tú hoy me dices que no puedes compartir de Jesús porque no sabes nada de la Biblia, pero tú puedes hacerlo de lo que Dios ha hecho en tu vida. La gente hoy rechaza la Biblia; no puedes compartir con otros de Jesús dando un versículo de entrada porque te van a rechazar, pero sí puedes hablarle a otros de lo que Él ha hecho en ti, con naturalidad y así recibirán en su corazón a Jesús y Su salvación.

Creemos en Dios, pero en ocasiones nos da vergüenza sufrir por Él. ¿Por qué te avergüenza la sangre de Jesús? ¿Por qué te da pena mostrar nuestro símbolo que es la Cruz? Somos culpables ante el mundo, pero salvos ante un Dios vivo y poderoso. No debemos ser expertos para compartir el mensaje de la salvación. Así que comparte a otros de Jesús y lo que la Cruz significa para ti.

Domingo, Abril 16, 2017

Visítanos en nuestros servicios

Viernes: 7:00PM, Domingos: 7:00, 9:00 y 11:00AM, 5:00 y 7:00PM

Reproducir video