Provisiones Milagrosas: La Manera Sobrenatural En Que Dios Suple

Pastor Miguel Arrázola

Filipenses 4:19 (RV60)

“Mi Dios, pues, suplirá todo lo que os falta conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús.”

Dios va a suplir todo lo que te hace falta. Dios me dijo que vienen 60 días de provisión sobrenatural, de aquí a Abril 4 hará una obra tan grande que si no la vieran, no lo creerían. En estos 60 días, Dios va a proveer milagrosamente. Dios me dijo que llegó el tiempo de los milagros financieros y que Él suplirá todo.

Vienen 60 días de gracia sobre esta congregación. Hay dos maneras en que Dios provee financieramente:

1. Creer y obedecer la palabra escrita:

Lucas 6:38 (RV60)

“Dad, y se os dará; medida buena, apretada, remecida y rebosando darán en vuestro regazo; porque con la misma medida con que medís, os volverán a medir.”

Si tu medición financiera es escaza, es porque has medido escasamente. Quizás has estado dando lo que te sobra y lo que no te cuesta dar.

2 Corintios 9:6 (RV60)

“Pero esto digo: El que siembra escasamente, también segará escasamente; y el que siembra generosamente, generosamente también segará.”

Esta es una manera paulatina y sostenida de cómo Dios te bendice. Un discípulo de Dios que no tiene un libro de contabilidad, no espere ser bendecido, porque sin orden no hay bendición. Yo creo en el poder de la organización, de la siembra y del ahorro. Jesús nunca multiplicó los panes y los peces, sin antes haber organizado a la gente. Sin organización, no hay multiplicación.

2. Una manifestación milagrosa de Dios:

Dios no solo te bendice cuando diezmas, ofrendas y tienes tus finanzas en orden, sino que también lo hace mediante manifestaciones milagrosas del Espíritu Santo.

Ejemplos:

- Elías y la viuda de Sarepta:

1 Reyes 17:8-13 (RV60)

“8 Vino luego a él palabra de Jehová, diciendo:

9 Levántate, vete a Sarepta de Sidón, y mora allí; he aquí yo he dado orden allí a una mujer viuda que te sustente.

10 Entonces él se levantó y se fue a Sarepta. Y cuando llegó a la puerta de la ciudad, he aquí una mujer viuda que estaba allí recogiendo leña; y él la llamó, y le dijo: Te ruego que me traigas un poco de agua en un vaso, para que beba.

11 Y yendo ella para traérsela, él la volvió a llamar, y le dijo: Te ruego que me traigas también un bocado de pan en tu mano.

12 Y ella respondió: Vive Jehová tu Dios, que no tengo pan cocido; solamente un puñado de harina tengo en la tinaja, y un poco de aceite en una vasija; y ahora recogía dos leños, para entrar y prepararlo para mí y para mi hijo, para que lo comamos, y nos dejemos morir.

13 Elías le dijo: No tengas temor; ve, haz como has dicho; pero hazme a mí primero de ello una pequeña torta cocida debajo de la ceniza, y tráemela; y después harás para ti y para tu hijo.”

Dios no le dio una palabra al profeta, sin antes haber escuchado la necesidad de la viuda. Esta viuda era una mujer de Dios, había pedido ayuda al cielo y Dios se la mandó. Ella no tenía tiempo para sembrar y cosechar después, era una necesidad apremiante.

El profeta primero le pide agua y luego un bocado de pan. Esto le molestó, porque ella le había pedido a Dios por alguien que le ayudara, pero Dios le envió a alguien para que ella le diera, así es el Reino de Dios, porque en tu necesidad está tu semilla.

Dios le contestó la oración a la viuda, pero a ella no le gustó el empaque, no aceptó que la oración respondida venía de Dios. Pero el profeta le dijo “No tengas temor”, y eso mismo les digo hoy.

1 Reyes 17:14 (RV60)

“Porque Jehová Dios de Israel ha dicho así: La harina de la tinaja no escaseará, ni el aceite de la vasija disminuirá, hasta el día en que Jehová haga llover sobre la faz de la tierra.”

La palabra de Dios tiene tanta validez en ese momento, como ahora. Aquí no está Elías, pero te lo dice alguien que sirve al mismo Dios que Elías. La palabra de Dios para ti es que por estos meses, la harina de la tinaja no escaseará, viene milagros de provisión financiera, febrero es el mes de finanzas milagrosas.

1 Reyes 17:15-16 (RV60)

“15 Entonces ella fue e hizo como le dijo Elías; y comió él, y ella, y su casa, muchos días.

16 Y la harina de la tinaja no escaseó, ni el aceite de la vasija menguó, conforme a la palabra que Jehová había dicho por Elías.”

La harina no escaseará, los focos no se te fundirán en casa, habrá dinero en su cuenta, todo lo que tengas en casa crecerá. Yo creo en milagros, creo que si saliste desilusionado al ir ayer al cajero, hoy irás y tendrás más.

El aceite no disminuirá, a algunos le durará el doble la gasolina del carro, lo poco que tengan les va a rendir. Esto será por un tiempo, porque Dios no malcría, pero tendremos 60 días de milagros financieros y Dios me dice que hay viudas aquí que Él levantará.

No te vayas a otro lugar, Dios te va a prosperar aquí.

Dios te va a sostener en la hambruna y la sequía hasta que la lluvia viene. Cartagena es una de las ciudades más pobres, pero no aquí en Ríos de Vida, porque donde hay palabra, no hay sequía.

Aunque la viuda dudó, la palabra mató su temor. Ella hizo como el profeta le dijo, el milagro comenzó desde que la palabra fue dada, el profeta comió de lo terrenal y de lo sobrenatural comió la viuda y su hijo. Cuando salgan por esta puerta hoy, van a comer milagros, van a comer de lo sobrenatural de Dios.

Hay veces que le pedimos a Dios que nos bendiga, pero Él envía a alguien para bendecirlo. Cada vez que tienes una necesidad y te queda un bocado, le oras a Dios y Él te envía a alguien para que se lo des. Por 60 días vamos a comer de lo milagroso de Dios.

Hay momentos de sequía y de necesidad en los que tenemos que movernos en fe. Si ya oraste, ahora tienes que moverte en fe. A veces Dios te manda bendiciones con requisitos que no entiendes, te bloqueas y dejas pasar al profeta y a la bendición.

- Multiplicación de los panes y los peces

Juan 6:1-9 (RV60)

“Después de esto, Jesús fue al otro lado del mar de Galilea, el de Tiberias.

2 Y le seguía gran multitud, porque veían las señales que hacía en los enfermos.

3 Entonces subió Jesús a un monte, y se sentó allí con sus discípulos.

4 Y estaba cerca la pascua, la fiesta de los judíos.

5 Cuando alzó Jesús los ojos, y vio que había venido a él gran multitud, dijo a Felipe: ¿De dónde compraremos pan para que coman éstos?

6 Pero esto decía para probarle; porque él sabía lo que había de hacer.

7 Felipe le respondió: Doscientos denarios de pan no bastarían para que cada uno de ellos tomase un poco.

8 Uno de sus discípulos, Andrés, hermano de Simón Pedro, le dijo:

9 Aquí está un muchacho, que tiene cinco panes de cebada y dos pececillos; mas ¿qué es esto para tantos?”

A Jesús le encanta hacer milagros cerca del mar, no tenemos el mar de Galilea, pero sí el mar Caribe.

Jesús quería probar a Felipe. Cada vez que Dios te pregunta de dónde vas a sacar para tanto, es porque quiere sacudir tu fe y zarandear tu duda. Jesús siempre sabe qué hacer, pero a veces nos da la responsabilidad a nosotros para saber cómo reaccionamos; Jesús le estaba diciendo a Felipe, ¿Qué vas a hacer?, pero no se movió en fe, dijo que era imposible.

Hay palabras proféticas que son para ti, pero si no las crees, el de al lado las toma. Esto pasó con Andrés, Jesús está buscando que la gente accione, si Jesús te da una palabra, aunque la veas grande, hazla.

El templo se va a pagar de las loncheras de los generosos. Milagros creativos financieramente como nunca antes.

Profeta- viuda, Jesús-Felipe, ambos dieron una palabra. Jesús quería bendecir a Felipe y no se dejó, si no hay obediencia a la palabra, no hay bendición.

Este es el primer domingo de febrero, a abril 4, el Señor me dijo que levante 300 valientes, cuyos nombres colocarás en los muros de la iglesia. El señor me dijo que les llame valientes guerreros. El señor bendecirá a aquellas familias que le creyeron en el peor momento como la viuda y Andrés, diles que vienen 60 días de milagros sin precedentes que no pueden ser contradichos.

Domingo, Febrero 4, 2018

Visítanos en nuestros servicios

Viernes: 7:00PM, Domingos: 7:00, 9:00 y 11:00AM, 5:00 y 7:00PM