Las Llaves De La Sabiduría

Dr. Alberto Mottesi

Apocalipsis 1: 3 – 6 (RV60)
“Bienaventurado el que lee, y los que oyen las palabras de esta profecía, y guardan las cosas en ella escritas; porque el tiempo está cerca. Juan, a las siete iglesias que están en Asia: Gracia y paz a vosotros, del que es y que era y que ha de venir, y de los siete espíritus que están delante de su trono; y de Jesucristo el testigo fiel, el primogénito de los muertos, y el soberano de los reyes de la tierra. Al que nos amó, y nos lavó de nuestros pecados con su sangre, y nos hizo reyes y sacerdotes para Dios, su Padre; a él sea gloria e imperio por los siglos de los siglos. Amén”

El tiempo del cual se habla en el Vs 3 es el día del regreso del Señor. Muy pronto se escuchará el sonido de la trompeta tocada por el ángel, y lleno de gloria Cristo vendrá otra vez, ya no como cordero para morir en la cruz, sino como Rey de reyes y Señor de señores.

En el Vs 5 se le denomina “Testigo fiel”, nuestra palabra testigo en el griego del nuevo testamento es la palabra mártir, Cristo fue el mártir fiel y lo que hizo en la Cruz del calvario ganó nuestra salvación eterna. Juan lo llama luego “Primogénito de los muertos”, por su muerte y resurrección, Cristo le quito a la muerte el aguijón, a la tumba la victoria.

Juan continua proclamándolo, como “soberano de los reyes de la tierra”, no solo soberano de los pobres del mundo o la clase trabajadora, Juan lo proclama soberano de los poderosos de las naciones, ¡qué poderoso cuando Cristo regrese!, toda rodilla se doblará y toda lengua confesará que Cristo es el Señor.
Continúa diciendo que “Nos amó y nos lavó de nuestros pecados con su sangre”, a mí me asombra el amor de Dios, me asombra que nos ame cuando tenemos tantos problemas, este es el mensaje de la iglesia, el Señor no te ama porque seas inmaculado, perfecto o hayas alcanzado la mayor excelencia, Él te ama porque no puede dejar de amarte, y no solo te ama, sino que te lava los pecados con Su sangre.

En el Vs 6 dice que “nos hizo reyes y sacerdotes para Dios, su padre”, Él nos hace partícipes de su naturaleza de Rey, si somos fieles reinaremos con Él. Si somos fieles hasta la muerte, Él nos dará la corona de la vida y nos hace partícipes de su dignidad sacerdotal. En el antiguo testamento, solo el sumo sacerdote podía una vez al año ir a la presencia de Dios, pero con la muerte de Cristo se rasga el velo, todos los días y cualquier hombre o mujer lavado con la sangre del cordero de Dios, puede entrar y permanecer en la presencia del Señor.

Juan fue intimo con Jesús, probablemente escuchó palabras de los labios de Cristo que ningún otro apóstol oyó. Cuando escribió esto estaba preso por su fidelidad al evangelio, y ahí en la celda miraba en busca del firmamento, y Cristo se le anticipa, entra en su celda a visitarlo; cuando Juan le vio se sorprendió, era tan grande y santo, que cayó rendido a sus pies.

Llaves para avivamiento y éxito en la vida:

Tendrás que vivir como Juan, tirado a los pies del Señor. A los pies del Señor comienza la bendición del padre, ahí está la fuente de la verdadera prosperidad, de la vida de poder, de la unción.
Apocalipsis 1:13 (RV60)
“y en medio de los siete candeleros, a uno semejante al Hijo del Hombre, vestido de una ropa que llegaba hasta los pies, y ceñido por el pecho con un cinto de oro.”

En casi todos los países del mundo, el vestido hasta los pies es la vestimenta de la autoridad judicial. Jesús vivió como cordero, murió como cordero, pero ahora el padre lo exaltó como Juez. El cinto de oro significa misericordia de Dios, mostrando que Cristo es juez, pero cada sentencia que pronuncia viene llena de misericordia. ¡El mundo necesita Misericordia! ¡Dios y el mundo están hambrientos de misericordia! Debemos impartir compasión.

Tener compasión y misericordia. Bendiga al que menos tiene. La Biblia dice que quien le presta al pobre bendice a Jehová. Profetizo que Cartagena entera será invadida por misericordia y toda la ciudad será para Cristo.

Integridad.
Apocalipsis 1:14 (RV60)
“Su cabeza y sus cabellos eran blancos como blanca lana, como nieve; sus ojos como llama de fuego”

La forma de seguir al Señor es con un corazón inclinado y recto, no con perfección, pero que tu sí sea sí, tu no sea no, que honres a tu familia, honres a tus padres y pastores; caminar en integridad es lo que se nos demanda. No habrá una explosión financiera en tu vida a menos que tengas integridad financiera. Integridad siempre, aunque nadie nos esté viendo.

Fidelidad.
Apocalipsis 1:15 (RV60)
“sus pies semejantes al bronce bruñido, refulgente como en un horno; y su voz como estruendo de muchas aguas.”

Daniel 3: 1- 30 “Rescatados del horno de fuego”. Si por causa de tu fidelidad al Señor tienes que vivir en el horno de la prueba, si permaneces fiel, Cristo te va a sacar de allí. Se fiel hasta la muerte, Él te dará la corona de la vida. Es allá afuera que tenemos que ser fieles al Señor.

Domingo, Mayo 7, 2017

Visítanos en nuestros servicios

Viernes: 7:00PM, Domingos: 7:00, 9:00 y 11:00AM, 5:00 y 7:00PM