La Vida De Oración De Jesús

Pastora Ma. Paula Arrázola

Jesús es el mejor ejemplo que podemos tener para aprender a orar, Jesús es nuestro mejor ejemplo en todo y en cuanto a oración no es la excepción.

Los profetas oraron, los patriarcas también, pero nadie puede enseñarnos como Jesús. Por ejemplo si tuvieras la oportunidad de aprender fútbol quisieras tener a un gran futbolista como maestro, no al vecino de tu casa por más buena gente que sea.

5 aspectos de la vida de oración de Jesús:

Tenía un tiempo para orar

Marcos 1:35
“Levantándose muy de mañana, siendo aún muy oscuro, salió y se fue a un lugar desierto, y allí oraba”.

Lucas 9:18
“Aconteció que mientras Jesús oraba aparte, estaban con él los discípulos; y les preguntó, diciendo: ¿Quién dice la gente que soy yo?”.

El tenía un tiempo todos los días para orar, Él no era tan ocupado que no podía orar, si tú estás muy ocupado para no orar, estás demasiado ocupado. Cuando la gente está muy ocupada empieza a quitar de sí lo más importante para nutrir sus vidas espirituales, quitan el servicio de milagros, las casas de vida o la oración.

Si Jesús tuvo necesidad de orar, ¿cuánto más nosotros?, Jesús no estaba ni muy ocupado ni era muy famoso para no orar, no importa qué tan importante eres, necesitas tener comunión con Dios.

Jesús lo hacía en la madrugada, lo importante es tener un tiempo, puede ser en otra hora del día, y que sea un tiempo específico para orar.

Jesús tenía un lugar para orar

Marcos 1:35

No solamente es importante un tiempo sino un lugar para orar, para Dios lo lugares son muy importantes, tan importantes que primero hizo el lugar y después la persona, así hizo con el Edén.

Cuando hablo con Abraham le dijo que en ese lugar lo bendeciría, hay lugares que son importantes. Por eso es importante venir a la iglesia.

En tu casa debe haber un lugar para encontrarte con Dios, así sea un rincón, donde toda la familia sepa que allí se puede ir a encontrar con dios, que ese es un lugar donde dios habla, ama, corrige e instruye, es el lugar secreto, el lugar de intimidad, el cuarto de guerra.

En la casa todo tiene un lugar ,la ropa, los zapatos, la comida, el carro, la nevera, y dónde está el lugar de dios?, donde está el lugar donde todos los días tienes una cita con tu amado?

Nosotros no vamos a orar para quedar tranquilos en la conciencia de que ya lo hicimos, sino a tener una cita. Si tú vives siempre con tu esposo o esposa y no sabes vivir sin tu pareja, cuanto más con Dios.

Cuando vas a hablar con Dios te debes lavar la cara, los dientes y peinarte porque es con Dios que te vas a encontrar.

Jesús oró en altavoz: las oraciones no se piensan, se dicen, se hablan. En la Iglesia y en tu casa debes orar en altavoz, eso puede inspirar a otros.

Jesús oró en altavoz pues sus discípulos lo escuchaban a orar, y le pidieron que les enseñara a orar, les parecía lindo lo que decía y le pidieron que les enseñara a orar como Él lo hacía.

Jesús oró por la gente con nombre propio.

Lucas 22:31
“31 Dijo también el Señor: Simón, Simón, he aquí Satanás os ha pedido para zarandearos como a trigo; 32 pero yo he rogado por ti, que tu fe no falte; y tú, una vez vuelto, confirma a tus hermanos”.

El nombre tuyo está en la boca de Jesús, Él es nuestro abogado e intercesor, cuando Él va a hablar al Padre, Jesús le habla con nombre propio por nosotros, Él dice con nombre propio lo que pedimos, por lo que pasamos, lo que hacemos.

Cuando oremos por nuestros hijos debemos hacerlo con nombre propio de cada uno, cuando oremos por nuestra pareja debemos hacerlo por nombre propio.

Jesús ora por ti con nombre propio, los ángeles en el cielo esperan la orden de Jesús para actuar, pero Jesús está esperando que alguien en la tierra ore para mandar, porque Él no trabaja en ilegalidad, nos dejó a nosotros en la tierra, somos quienes debemos orar al Padre en el nombre de Jesús, así inmediatamente Jesús activa a los ángeles y empiezan a orar a nuestro favor, así es como funciona.

Jesús oró con otros, el poder de la unidad en la oración.

Mateo 18: 18 – 20
“18 De cierto os digo que todo lo que atéis en la tierra, será atado en el cielo; y todo lo que desatéis en la tierra, será desatado en el cielo. 19 Otra vez os digo, que si dos de vosotros se pusieren de acuerdo en la tierra acerca de cualquiera cosa que pidieren, les será hecho por mi Padre que está en los cielos. 20 Porque donde están dos o tres congregados en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos”.

Jesús no habla de que pocos pueden tener un efecto en oración, sino del poder de la oración de acuerdo, por eso el diablo odia que los matrimonios oren juntos, porque él sabe que si un esposo y una esposa oran Dios les va a responder.

Uno hará huir a mil pero dos harán huir a diez mil. Se potencializa el poder cuando la pareja ora, usted no debe buscar a un compañero de oración distinto a su pareja.

Deben tomarse de las manos, orar, pedir por los hijos, por las finanzas, por lo que necesiten. Deben tener ese tiempo, hay poder en la oración.

Todo inicia en al tierra para que algo pase en el cielo, el cielo reacciona a lo que la tierra hace, el cielo contesta.

Domingo, Agosto 27, 2017

Visítanos en nuestros servicios

Viernes: 7:00PM, Domingos: 7:00, 9:00 y 11:00AM, 5:00 y 7:00PM