iLove Life Style: La Familia Parte 2

Pastora Ma. Paula Arrázola

Nehemías 4:13 – 19 “Entonces por las partes bajas del lugar, detrás del muro, y en los sitios abiertos, puse al pueblo por familias, con sus espadas, con sus lanzas y con sus arcos. 14 Después miré, y me levanté y dije a los nobles y a los oficiales, y al resto del pueblo: No temáis delante de ellos; acordaos del Señor, grande y temible, y pelead por vuestros hermanos, por vuestros hijos y por vuestras hijas, por vuestras mujeres y por vuestras casas. 15 Y cuando oyeron nuestros enemigos que lo habíamos entendido, y que Dios había desbaratado el consejo de ellos, nos volvimos todos al muro, cada uno a su tarea. 16 Desde aquel día la mitad de mis siervos trabajaba en la obra, y la otra mitad tenía lanzas, escudos, arcos y corazas; y detrás de ellos estaban los jefes de toda la casa de Judá. 17 Los que edificaban en el muro, los que acarreaban, y los que cargaban, con una mano trabajaban en la obra, y en la otra tenían la espada. 18 Porque los que edificaban, cada uno tenía su espada ceñida a sus lomos, y así edificaban; y el que tocaba la trompeta estaba junto a mí. 19 Y dije a los nobles, y a los oficiales y al resto del pueblo: La obra es grande y extensa, y nosotros estamos apartados en el muro, lejos unos de otros.”

Si tú peleas por tu casa, por tus hijos, hijas y hermanos, Dios peleará por ti, debemos ser unos guerreros que nos levantamos más que nunca a pelear por las familias, el ataque del siglo XXI es contra el hogar, contra la familia, contra el diseño de Dios, es el ataque mediático, el ataque legal de parte del gobierno en contra de la familia como Dios la diseñó, es algo a nivel mundial.

En Canadá se están tramitando leyes para los papás que se oponen a la ideología de género, para que les sean quitados sus hijos y entregados al Estado, por eso se necesitan guerreros en este tiempo que nos levantemos a defender la familia. Vale la pena pelear por la moral, los valores y principios, por el diseño original de Dios, varón y hembra, mujer y hombre.

Hoy aplaudimos a las mamás que tuvieron que criar a sus hijos solas, a los abuelos que les tocó criar a los nietos, aplaudimos a los tíos que les tocó criar sobrinos, porque son unos valientes, merecen todo el respeto y admiración, pero la voluntad perfecta de Dios es que un niño crezca con la figura de un papá y de una mamá.

Por lo tanto nosotros debemos pelear por lo que Dios quiere y no por lo que el mundo o las circunstancias dicen que tiene que ser. Quieren acabar el diseño original porque saben que el hombre es quien da la identidad a los hijos, Dios quiere que haya una mamá porque nutre, protege y cuida, pero quiere que haya un papá porque da la identidad tanto de los hombres como de las mujeres.

Aplaudimos a los que les tocó de una manera diferente, pero no tiene que ser así, tú puedes cambiar la historia, tu puedes creer porque tu siguiente generación tenga mamá y papá en casa, tenemos que luchar por nuestras familias y entonces Dios luchará por nosotros.

Nehemías tuvo muchísima oposición para la reconstrucción de los muros, lo asediaban, lo atacaban, le mandaban cartas amenazantes, etc. pero Nehemías sabía lo que Dios le había mandado a hacer. Le decían que estaba loco y que no iba a poder reconstruir el muro, pero él se levantó y les dijo a sus enemigos que no tenían porción ni herencia, que se iba a levantar con las familias a reconstruir los muros caídos de Jerusalén.

Hoy nos paramos a decirles que no tienen parte ni herencia en nuestras familias, ustedes no dirigen el destino de nuestras familias, que no nos dicen cómo debemos criar nuestras familias, que vivan como quieran pero nosotros vamos a hacer las cosas a la manera de Dios, como están escritas en la Biblia, ninguna ley humana está por encima de la ley divina. El gobierno ni las minorías definen nuestras familias, solo nos define la palabra de Dios. Como Nehemías nos debemos parar a decir a los enemigos que la ciudades no les pertenecen, nos levantaremos a reconstruir los muros caídos de esta sociedad.

Las parejas jóvenes y los que aún no se han casado tienen dos grandes compromisos con Dios, con la familia y el matrimonio; si queremos tener un país en orden debemos empezar por tener familias en orden, porque la condición de una nación es el resultado de la condición de la familia, cuando la familia está enferma la nación está enferma, debemos traer sanidad a las familias de la tierra, de Colombia, de Cartagena.

Vs. 14
El Señor da miedo y el temor de Dios y el pavor de Dios va a caer sobre esta nación, sobre sus gobernantes y habitantes, y nosotros nos levantaremos a reconstruir esta nación, viene un Ciro para Colombia que ame a Dios y ame hacer las cosas a la manera de Dios.

Ciro no era cristiano, ni era judío, pero le temía a Dios, y Dios va a levantar un Ciro. No tengas miedo de criar a tus hijos, por supuesto que hay oposición, ningún arma forjada contra nuestros hijos va a prosperar y todo lo que se intente contra ellos va a quedar destruido.

Nehemías reconstruyó los muros con familias; las ciudades, países y naciones se reconstruyen con las familias, hay una causa por la que estamos peleando y vale la pena dar la batalla por la familia, disfruta tu familia, agradece por tu familia. El diablo quiere hacer de todo para acabar la familia, quiere destruir los matrimonios y acabar con la identidad sexual de los hijos, pero nosotros nos paramos como centinelas de día y de noche guerreando por las familias.

2 Pedro 2:5
“y si no perdonó al mundo antiguo, sino que guardó a Noé, pregonero de justicia, con otras siete personas, trayendo el diluvio sobre el mundo de los impíos;”

Noé construyó un arca para salvar a su familia, estaba diseñada para todo el que quisiera pero por 120 años que él estuvo construyendo el arca y predicando la justicia no le creyeron, sólo 8 personas entraron, el resto se burlaron.

El mundo dice que ha evolucionado, tanto que se están matando todos, el mundo no ha evolucionado, va para atrás, la gente se está perdiendo más, hay más odio, desorden, se perdió el temor de Dios, la humanidad no ha avanzado para el bien, sino para el mal.

La gente se burlaba de Noé como se pueden burlar de ti y te dicen que estás loco, pero Noé construyó su arca, metió a su familia, vino el diluvio y ellos se salvaron. Tu familia se va a salvar porque eres pregonero de justicia, ¡pelea por tu casa y Dios peleará por ti!.

Noé fue el último en entrar al arca y cerrar la puerta, ¿cómo así que los papás se van a dormir y los hijos no están en casa?, tú eres el último que cierra la puerta de esa casa, que revisa, que ora, que clama, que declara la protección de Jesús, tú eres un guerrero, un pregonador de la justicia.

Josué 24:15
“ Y si mal os parece servir a Jehová, escogeos hoy a quién sirváis; si a los dioses a quienes sirvieron vuestros padres, cuando estuvieron al otro lado del río, o a los dioses de los amorreos en cuya tierra habitáis; pero yo y mi casa serviremos a Jehová.”

El verso muestra a un predicador, a un líder que está aburrido de la dualidad de la gente, de la hipocresía de la gente, de la gente que un día decía servir a Dios y otro no.

Yo le voy a enseñar a mis hijos que se debe llegar virgen al matrimonio, que con una mujer se casan y con ella permanecen el resto de su vida, que hay que ir a la Iglesia, leer la Biblia, honrar a Dios, diezmar y ofrendar, yo y mi casa hemos decidido servir al Señor.

Josué se mencionó asimismo primero porque estaba tomando la responsabilidad como jefe y cabeza del hogar. Hoy los papás y mamás nos paramos a decir "Yo y mi casa serviremos al Señor".

Job 1:5
“Y acontecía que habiendo pasado en turno los días del convite, Job enviaba y los santificaba, y se levantaba de mañana y ofrecía holocaustos conforme al número de todos ellos. Porque decía Job: Quizá habrán pecado mis hijos, y habrán blasfemado contra Dios en sus corazones. De esta manera hacía todos los días.”

Los hijos de Job no conocían a Dios, él no era un judío, había conocido de oídas lo que decían de Dios, pero decidió amarle y creerle, él presentaba sacrificio por sus hijos. Lo primero que debes hacer todas las mañanas es presentar sacrificios por cada uno de tus hijos, eso representa la sangre de Jesús, y allí dices que la droga no entra a tu casa, la pornografía no entra, la muerte no entra, la sangre de Jesús cubre a tus hijos de la coronilla de la cabeza a la planta de los pies.

Debes ofrecer sacrificios como lo hijo Job, tú te levantas con la sangre de Jesús y le dices al diablo que se aleje, tu familia está protegida, es intocable, porque la sangre los ha cubierto y cuando estamos cubiertos por la sangre nos volvemos intocables.

Bendito es el fruto de tu vientre y para bien de Dios y de ésta nación, bendecidos son tus hijos al entrar, al salir, en la ciudad y en el campo.

2 Reyes 10:17
“Y luego que Jehú hubo llegado a Samaria, mató a todos los que habían quedado de Acab en Samaria, hasta exterminarlos, conforme a la palabra de Jehová, que había hablado por Elías.”

Acab y Jezabel eran una pareja que odiaba a Dios, odiaba sus profetas, perseguía sus profetas, odiaban la ley de Dios; entre hijos, nietos y bisnietos eran 70 personas y ni una sola quedó viva a causa del pecado.

2 Samuel 6:11
“Y estuvo el arca de Jehová en casa de Obed-edom geteo tres meses; y bendijo Jehová a Obed-edom y a toda su casa.”

Obed- edom, entre hijos, nietos y bisnietos también tenían 70, todos sirvieron a Dios. La diferencia es que Acab y Jezabel decidieron ir en contra de Dios y sus mandamientos, pero Obed- edom trajeron el arca a su casa, la presencia de Dios, y cuando traes la presencia de Dios a tu casa, tus hijos y tu familia son bendecidos.

Cada vez que vienes a la Iglesia y a casa de vida, estás peleando por tu familia, cada vez que lees la Biblia estás peleando por tu familia, cada vez que oras peleas por tu familia, felicitaciones por decidirte pelear por tu casa, estás peleado y vas a ganar.

Filemón 1:2
“y a la amada hermana Apia, y a Arquipo nuestro compañero de milicia, y a la iglesia que está en tu casa”

Ellos llevaron la Iglesia a su casa, la Iglesia no se debe quedar aquí el domingo, en tu casa debe suceder lo mismo, alabanza, adoración, predicación, oración, debe ser un lugar de gritos de júbilo y salvación. ¡No desmayes! , pelea por tus hijos, hermanos, por tus padres, pelea por tu casa y Dios peleará por ti.

Tú eres quien dictamina lo que tus hijos ven, oyen, por donde caminan, lo que tocan, porque esa es la senda que caminan tus hijos. Si un hijo se levanta y te preguntan si van a la Iglesia, tienes una señal de alarma, la Iglesia no es una opción, leer la Biblia no es una opción, ir a la Iglesia debe ser tan natural para nosotros como comer.

Si tu casa está destruida puedes reconstruirla como lo hizo Nehemías, y si no lo está puedes soportarla y mantenerla como lo hizo Nehemías también. Hoy nos levantamos y le decimos al diablo y al mundo entero que vamos a pelear por nuestras casas y familias.

Domingo, Junio 4, 2017

Visítanos en nuestros servicios

Viernes: 7:00PM, Domingos: 7:00, 9:00 y 11:00AM, 5:00 y 7:00PM